“La Diputación hasta ahora fue un nido de clientelismo político”

|

Una polémica por el reparto de subvenciones económicas de la Diputación con el expresidente Diego Calvo fue el detonante de que García Seoane se plantease y consiguiese volver a formar parte de la administración provincial. Tras las elecciones municipales de 2015 ocupa un escaño como independiente en el grupo de Alternativa dos Veciños.

¿Cómo está siendo su regreso a la Diputación? 
La Diputación va muy lenta. Va muy lenta en los cambios y en las políticas que hay que llevar adelante. Hay que planificar programas dando participación a todos los ayuntamientos y con criterios serios. La Diputación no puede ser un centro de mendicidad, en el que los que no hacen nada van allí a pedir en lugar de gestionar.

¿Es como una especie de Cocina Económica? 
Sí, es como una especie de Cocina Económica. Los que no hacen nada viven de lo que les da la Diputación. Los ayuntamientos hay que gestionarlos, sean grandes o pequeños. Hay que cobrar las tasas, los impuestos, llevar adelante las demandas de los vecinos... Si tu no cobras los impuestos, después te encuentras que no tienes dinero para realizar las obras. Y así nos encontramos que hay que mendigar por las administraciones. La Diputación tiene unos fondos que tiene que repartir con seriedad. Y, a través de programas.

Pero, precisamente, de lo que se quejan la mayor parte de los alcaldes es que carecen de capacidad económica para gestionar. 
A mí nadie me regaló nada. Aquí todo el mundo trabaja duro. Por donde habría que empezar es por la eliminación de gran parte de los ayuntamientos.

Veo que por una vez comparte criterio con el PP. 
No, en absoluto. Lo hicieron una vez pero todo eso ya se acabó porque no se atreven. Eso no da votos.

¿Cómo se gestiona entonces, según usted, un Ayuntamiento? 
Hay que considerarlo como una empresa. Pero no como un negocio si no desde un punto de vista social. Tienes que prestar servicios a los vecinos pero hay que gestionar. Lo que no se puede hacer es con un millón de pesetas asfaltar el camino de un vecino, porque es de tu partido, y dejar a otros quince sin nada. Y eso es lo que pasa en los municipios. La mayor parte de ellos son focos de clientelismo político.

¿Es la Diputación un nido de clientelismo político? 
La Diputación fue hasta ahora nido de clientelismo político. El señor Calvo repartió 62 millones de euros a dedo. ¿Qué es eso más que clientelismo político? Y el actual Gobierno está siendo muy lento en la erradicación de estas políticas.

“La Diputación hasta ahora fue un nido de clientelismo político”