Zas renueva su compromiso con la exaltación del arte tradicional del lino

Diario de Bergantiños-2015-05-02-002-11288d31_1
|

La asociación Amigos do Liño de Zas celebró ayer con un renovado éxito la vigésimo primera edición de su tradicional Comida da Fía, fiel una vez más a su compromiso de seguir poniendo en valor la artesanía local relacionada con el mundo del lino, un oficio de tanta tradición en la zona y por cuya divulgación y recuperación trabaja la entidad desde estos últimos veintiún años.
La cita volvió a congregar a cientos de personas en el pabellón baiés como rememoración de las fiestas que se organizaban antaño con motivo de las tradicionales hiladas, por lo que la comida con el menú típico de esos encuentros a base de “migas de pan con chícharos, patacas con bacallau e papas de arroz” fue un año más la base de la convocatoria, a la que respondieron en esta ocasión un total de 518 comensales, superando en casi un centenar la cifra de la anterior edición.
Pero la jornada contó también con otros habituales alicientes, como exhibición en vivo de hilado, desfile de moda y complementos con aplicación del lino y actuaciones musicales que ofrecieron las Pandereteiras de Berdoias y el grupo Ciudad Cristal.
Entre los participantes hubo también una amplia representación del mundo político y empresarial de la comarca. El grupo de autoridades estuvo encabezado por el presidente de la Diputación, Diego Calvo; la directora xeral de Comercio de la Xunta, Sol Abeal, y la directora de la Fundación Artesanía de Galicia, Elena Fabeiro (a los que se les ofreció un pequeño desfile al inicio del acto porque no pudieron quedarse a la comida), así como el alcalde zasense, Manuel Muiño, y con presencia de otros regidores de la zona como los de Vimianzo y Santa Comba. Representantes de empresas como Ferroatlántica y Feiraco, y de las asociaciones que conforman la Fecom, el exdirigente socialista Francisco Caamaño o el físico Jorge Mira (un habitual de la cita, aunque este año no colaboró en los desfiles), estuvieron también entre los asistentes.
El pase de moda que protagonizó la sobremesa fue de nuevo todo un éxito, este año ofrecido de una forma diferente y “más real” con tres bloques con ropa de playa, señora y ropa de calle y grandes celebraciones. En total 42 propuestas en blanco, negro y el color natural del lino exhibidas sobre la pasarela de la mano de 26 modelos aficionados.

Zas renueva su compromiso con la exaltación del arte tradicional del lino