Fallece la actriz Anita Ekberg, la musa de Fellini que se bañó en la Fontana de Trevi

Copia de El Ideal Gallego-2015-01-12-021-da21269e

Anita Ekberg, fallecida ayer a los 83 años, saltó a la fama en la década de los sesenta por su cándida aparición en “La Dolce Vita”, de Federico Fellini, cinta en la que sorprendió al mundo con su sensual baño en la romana Fontana di Trevi.
Su deceso se produjo en la clínica San Raffaele di Rocca di Papa, en la zona de Castelli Romani, a unos 30 kilómetros al sur de la capital italiana.
Su nombre era Kerstin Anita Marianne Ekberg y nació en la ciudad sueca de Malmo el 29 de septiembre de 1931, en el seno de una familia numerosa compuesta por otros siete hermanos.
Rubia, alta y voluptuosa, se hizo con el certamen de Miss Suecia a la edad de 19 años y probó suerte en este tipo de concursos en Estados Unidos, donde no tuvo demasiado éxito.
Sin embargo, su presencia en los mentideros de la farándula estadounidense le acabaron abriendo las puertas de Hollywood, donde en aquellos años dominaba el ideal de belleza marcado por Marilyn Monroe.
Fue Howard Hughes el encargado de abrirle las puertas de la meca del cine y de pedirle matrimonio, con escaso éxito.
En este periodo trabaja con frecuencia de la mano del director Frank Tashlin, con el que interpreta un papel secundario en “Artists and Models” (Cómicos en París, 1955) en la que comparte plantel con actores como Jerry Lewis o Dean Martin.
Con ellos protagonizó “Hollywood or Bust” (Loco por Anita, 1956), que le valió el Globo de Oro a la mejor actriz emergente en aquel año.
Pero no sería hasta la década de 1960 cuando saltara a la fama mundial al interpretar el papel de Sylvia, una actriz de reconocido prestigio que encandila a Marcello Mastroianni, un periodista romano que perseguía a famosos por la por entonces concurrida Vía Véneto.

Fallece la actriz Anita Ekberg, la musa de Fellini que se bañó en la Fontana de Trevi

Te puede interesar