Pide unión y paciencia

El equipo blanquiazul, antes de un partido| alfaquí
|

Richard Barral asume su responsabilidad en la configuración del plantel y así lo afirmó ayer durante la rueda de prensa telemática.


“Soy el máximo responsable del área deportiva y lo asumo, nunca me escondo de esas cosas, pero esto todavía no acabó, y entremos entre los tres primeros o no, que espero que sí, esto continua. No pido tiempo, pero sí que voy a pedir calma, que vayamos partido a partido a ver qué va a pasar y al final se depurarán las responsabilidades. No tenemos tiempo, pero tenemos que estar unidos y mantener la calma, o no tendremos ningún tipo de opción”, avisó Barral.


“Yo como responsable deportivo me haré responsable, pasaré un informe, asumiremos las responsabilidades como profesionales”, afirmó durante su comparecencia de prensa.


Otra mentalidad

Pero hasta que llegue el final del curso, pidió que se confíe y mostró también su confianza en el nuevo cuerpo técnico. “Si entramos entre los tres primeros el equipo va a ir a más, nos queda limpiar la cabeza. El equipo está unido, veo al cuerpo técnico con mucha energía. Vázquez hizo una labor impresionante con el equipo hundido, si no fuera por el Fuenlabrada estaríamos en Segunda y no estaríamos en esta situación. Han venido (De la Barrera y su segundo) con una energía de la ostia, con su metodología y forma de trabajar”, resumió.


Sobre su puesto y continuidad, reiteró que él estaba a disposición del club y a merced de las decisiones que se decidiesen a tomar “¿Si peligra mi puesto? Mi puesto está a disposición permanente. Soy una persona del club, estuve en la anterior etapa. El fútbol ha tomado una división muy grande tanto en Coruña con las redes, tantos programas, medios... Esto te obliga a una inmediatez constante, es un problema en este club, no tiene que ver con ahora. Richard Barral es una persona de Coruña, cuando quieran que esté aquí, estoy y cuando quieran me voy”, avisó. Reconoció que cuando fichó, en diciembre de 2019, lo hizo inicialmente sin tener un contrato, y que no empezó a cobrar hasta mayo de 2020. Pese a la actual situación declaró que no se arrepentía de haber regresado al club.


“No me arrepiento de haber vuelto, es una categoría nueva para mí. Creo que hemos hecho una gran plantilla, pero la realidad es que no está funcionando”, admitió.


Al ser preguntado por si el perfil de jugadores había sido el erróneo para Segunda B, indicó que el nivel de exigencia no era el mismo para los futbolistas del Depor que para los del resto de planteles de la competición.

“El Depor tiene una dimensión y una exigencia. El que tiene más exigencia (de subir) es el Depor. El jugador de Primera es mejor en Segunda B. Un futbolista de un equipo medio en Primera no es capaz de dar un rendimiento tal alto con una presión, por ejemplo, como la de equipos como el Real Madro o el Barcelona. No me estoy quitando mi responsabilidad de ganar. La plantilla, mejorable como todas, había alguna jugador que no habría traído, pero las cosas no han funcionado. En cualquier club juegan 11-15 y habrá una serie de jugadores que no jueguen, y algunos no tendrán rendimiento en todo el año y para eso están los mercados de invierno”, recordó Barral.


Dijo que cree que tiene la confianza del actual Consejo aunque remarcó: “no vivo preocupado. Solo me preocupa el rendimiento del equipo, lo demás no me preocupa. Si al final no conseguimos el ascenso tendré que asumir mi parte”, afirmó durante su comparecencia telemática. 


 “Hubo jugadores que se bajaron los salarios una barbaridad por el Depor”

Barral quiso poner en valor el compromiso de un grupo de futbolistas que apostaron por el Deportivo, por su credibilidad y por el proyecto, aún estando en Segunda B, y sabiendo que tendrían que hacer ciertas concesiones. Jugadores que, en muchos casos, iba a chocar ver en esa categoría por su bagaje.


Recordó que hubo “jugadores que se bajaron sus salarios una barbaridad por el proyecto del Deportivo, por una estabilidad a largo plazo y hasta ahora, por lo que sea, no está funcionando” a pesar de que la “inversión” que se hizo fue “muy alta”.


“Somos un equipo de Segunda B con tres jugadores con ofertas de Primera División”, sostuvo el responsable del área deportiva.


Y recordó que ya en el mercado de invierno de 2019 los futbolistas que llegaron “tuvieron un impacto inmediato” recordando las actuaciones de Sabin Merino o de Emre Çolak. 

Pide unión y paciencia