Frustran una descarga de droga iniciada en Vilanova y hacen caer a una banda

|

Una operación internacional llevada a cabo por la Policía Nacional española y marroquí consiguió frustrar la descarga de dos toneladas y media de cocaína que tenían como destino organizaciones asentadas en Galicia.
De hecho, la descarga se inició hace meses desde Vilanova. Un conocido narco arousano, en prisión por el alijo del Nikolay y que desde la caída de los grandes capos se encuentra en contacto con las bandas colombianas más activas, era inicialmente el encargado de recoger la droga en altamar, según informan fuentes policiales.
Sin embargo, la Audiencia Nacional dio al traste con sus planes. El vilanovés se encontraba en libertad condicional, a la espera de una sentencia que se dictó a mediados de agosto y tras la que tuvo que regresar a la cárcel, con una condena de diez años.
Fue así como el grupo colombiano asumió la recepción de la droga bajo la atenta vigilancia de los agentes.
Las pesquisas llevaron a la Policía a determinar que el responsable de la oficina colombiana del grupo en España estaba promoviendo un envío desde Latinoamérica a España, que traspasarían a un Pesquero controlado por la organización desde Galicia. Así, agentes españoles y marroquís controlaron la embarcación, que partió del continente americano hasta que trasbordó la carga de cocaína al Pesquero.
Fue cuando esta embarcación navegaba en paralelo a las costas de Mauritania y Marruecos con rumbo a España con la droga oculta en su bodega cuando decidieron interceptarla.
Los efectivos abordaron el Pesquerodesde un helicóptero marroquí y dos patrulleras, justo cuando la embarcación se encontraba a unas cien millas de las costas del Sáhara occidental.
En ese momento, la tripulación echó al mar numerosos fardos de cocaína, aunque pudieron recuperarse 2.575 kilos de dicha droga en el interior del barco.
Allí, la Policía también localizó diez mil euros, un teléfono de los que se conectan por satélite, en vez de por antena, y diversa documentación.
Al mismo tiempo, en tierra las fuerzas de seguridad llevaban a cabo una operación para detener al líder de grupo de los narcos colombianos, que se disponía a viajar a España y que fue detenido junto a otro miembro de la banda.
El resto de los arrestos se realizaron en territorio español. En Madrid cayeron cuatro miembros de la cúpula colombianas y en la provincia de Pontevedra se realizaron las detenciones de otros dos gallegos, que se encargarían de tareas de logística.
La operación está dirigida desde un juzgado de Vigo y fue realizada por agentes de la Brigada Central de Estupefacientes y de la Jefatura Superior de Policía de Galicia, de la Sección IV de la BCE, el GEO, del Citco y Maoc de la Secretaria de Estado de Seguridad, por grupos de Vigilancia y apoyo de la Udyco Central y por la Dirección General de Seguridad del Territorio de Marruecos. Una colaboración internacional que destacó el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido.

Frustran una descarga de droga iniciada en Vilanova y hacen caer a una banda