Sánchez y Rajoy se acusan mutuamente de ser el obstáculo para la regeneración

01/03/2016 Pedro Sánchez en el discurso de investidura. La bancada socialista ha recibido con indignación el agrio discurso que ha dedicado al PSOE el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, durante el debate de investidura de Pedro
|

El aspirante a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, se acusaron ayer en un tenso debate de ser el “tapón” para la regeneración y la renovación en España y también se echaron en cara ser un “fraude” para los ciudadanos y de caer en “insultos y descalificaciones”.
El “rifi-rafe” posterior a las intervenciones de ambos duró unos cuarenta minutos centrados en su mayor parte del tiempo en las descalificaciones que se lanzaron el uno al otro. El colofón lo pusieron al final, cuando Pedro Sánchez acusó a Rajoy de estar convirtiéndose en el “tapón” de la regeneración democrática y la renovación en España, eso sí lo dijo “desde el máximo” de sus “respetos” a los 122 diputados populares.
En respuesta, Rajoy le espetó que además de “tapones” está “el perro del hortelano” en clara referencia a Pedro Sánchez, de quien, dijo que no deja formar gobierno a quien ganó las elecciones y es incapaz de construir una alternativa que pueda gobernar. “Si yo con 1,7 millones más de votos tengo que hacer lo que me ha pedido aquí, ¿qué tiene que hacer usted con 1,7 millones menos y el peor resultado de la historia del PSOE?. Es usted el tapón”, sentenció.

bloqueo de reloj
Pedro Sánchez había comenzado su réplica diciendo que se reafirmaba en su planteamiento de cambiar el Gobierno en “el fondo y la forma” para “desterrar” el “insulto y la descalificación”. Pero tras esta declaración, pasó a acusar a Mariano Rajoy de haber realizado una política de “imposición y soberbia” y le echó en cara que hubiera renunciado a la “responsabilidad” de presentarse a la investidura. “Le dijo “no” al Jefe del Estado” y “bloqueó el reloj de la democracia”, espetó a Rajoy a quien acusó también de “faltar el respeto” a los españoles y “en particular a sus 7 millones de votantes”.
Según Sánchez, el popular se “escabulló” el 22 de enero con el argumento de que el PSOE ya había pactado con Pablo Iglesias el Gobierno que le había impuesto con una “vicepresidencia plenipotenciaria”. “Aquellos que usó como excusa, pueden ser la única tabla de salvación para que usted siga siendo presidente del Gobierno”, advirtió el candidato socialista, quien se ganó una larga ovación de los diputados de su grupo parlamentario.
En ese momento, según Pedro Sánchez, solo tenía dos opciones “hacer un Rajoy” y rechazar el mandato del rey o “dar un paso al frente” y eso hizo por lo que pidió al dirigente popular que no critique a quien ha puesto en marcha el reloj de la democracia para “salir del callejón sin salida” en el que, dijo, Rajoy había metido al país. “Y luego me llama usted a mí frívolo”, exclamó.
Sánchez admitió que su pacto con Ciudadanos es una “enmienda a la totalidad” de las políticas del PP y dejó claro que “sí sirve” porque plantea una salida al “atasco político” en que el actual presidente metió a España.

Sánchez y Rajoy se acusan mutuamente de ser el obstáculo para la regeneración