El rival más difícil, en Riazor

Los coruñeses quieren olvidar cuanto antes la derrota ante Navarra pedro puig
|

 Después de la decepción que supuso perder hace siete días el primer partido en casa, el Leyma Basquet Coruña intentará hoy pasar página consiguiendo una victoria que, además, tendría un valor especial. Eso sí, no será fácil doblegar al que está considerado mejor equipo de la LEB Oro, el River Andorra.
Solo una victoria separa al primero del quinto, que son los puestos que ocupan en estos momentos. El encuentro promete mucho, y más teniendo en cuenta que hay cuentas pendientes, tras la primera eliminatoria del playoff de ascenso que disputaron el pasado curso.
Solo Ángel Hernández y Javi Lucas siguen en la plantilla naranja con respecto a aquel enfrentamiento. Andorra cuenta con menos jugadores nuevos, y sigue con el mismo entrenador, Juan Peñarroya. Un equipo hecho para ascender, que el año pasado se quedó a las puertas.
Por ello, se le considera como el principal candidato. Pero de momento no ha sido capaz de marcar las diferencias. Comparte la primera posición con Palencia, mientras que a un solo triunfo, además de los coruñeses, están acechando Burgos y Breogán. De ahí que los andorranos estén obligados a ganar si quieren mantenerse en su privilegiada posición.
Un liderato forjado a base de números. El conjunto del pequeño Principado pirenaico es el máximo anotador de la competición, con una media superior a los 85 puntos. Además, es el mejor en tiros de dos, de tres y en valoración. Asimismo, ocupa la segunda posición en asistencias, tapones u tiros libres.
Por su parte, el Basquet Coruña es consciente de que perder con Andorra no sería una tragedia. Pero después del tropiezo ante Navarra, los jugadores se han conjurado para que no vuelva a suceder.
Tito Díaz cuenta con todos sus hombres para un encuentro que sería muy importante sacar adelante no solo por disputarse en casa, por la derrota de la semana pasada o por la entidad del rival. También para afrontar con más garantías el sigueinte compromiso de la temporada, en la difícil pista del Ford Burgos, antes de cerrar el año nuevamente en casa con el derbi gallego ante el COB.
Los jugadores naranjas esperan que los aficionados coruñeses no falten a su cita de esta noche en el Palacio de los Deportes de Riazor, en la que se darán cita dos de los mejores equipos de la LEB Oro.

El rival más difícil, en Riazor