Reportaje | De Betanzos a Barcelona, mil kilómetros en dos coches de película

El Ideal Gallego-9999-99-99-999-7d943315
|

eran hasta el momento los más célebres nexos de unión del municipio con el séptimo arte, pero no los únicos ni los más actuales pues no son pocas las ocasiones en que la ciudad hizo de set, y lo cierto es que los rodajes le sientan de cine a Betanzos.  Aunque esta vez, las protagonistas no son sus calles, ni siquiera los espacios naturales de los alrededores, sino dos coches: un Dodge Brohers Senior Six Sport Sedan y un Studebaker Erskine Royal Sedan. Los dos son propiedad del betanceiro José Couto Vía y los dos aparecen en “La Sombra de la Ley”, la última película de Dani de la Torre, un thriller histórico producido por la coruñesa Vaca Films. 
La colección que Couto inició hace unos veinte años atesora auténticas maravillas, y no sólo por su antigüedad sino por cómo se conservan, pues si su salud o la de sus motores es precaria,  él, mecánico retirado, se ocupa personalmente de darles la vida que necesitan “y los pone como nuevos”, explica Elena, la hija de Pepe. Ella y su marido, Esteban Vázquez, se encargaron de acompañar, casi escoltar, los dos coches hasta Barcelona para rodar a las órdenes de De la Torre. Y vaya si rodaron, que hasta “actuaron” en una de persecución por un maizal, una de las escenas más comentadas por los actores de “La Sombra de la Ley”. Por eso recurrieron a Pepe Couto. “Porque para lo que ellos querían, para correr... Los coches de mi padre son únicos”, señala Elena. 
Dos de los protagonistas llevan los coches de Couto.  Sara (Michelle Jenner) conduce el Erskine, y el agente de policía Aníbal Uriarte (Luis Tosar) se sienta al volante del Dodge. Aunque en una de las escenas, teniendo en cuenta lo complicado que puede resultar pilotar este tipo de automóviles, y más en medio de un tiroteo, es Esteban quien guía el coche, haciendo de “doble” de Tosar. “Él lo hacía genial, y además le gustaba, pero conducir un coche de estos no es tan sencillo, y menos maniobrar en determinadas circunstancias”, indica Esteban, casi “excusando” al intérprete de Cospeito.

Casa dos Noche 
En la Casa dos Noche, el alojamiento rural del que son propietarios en la parroquia coirense se San Salvador de Colantres, los coches ocupan un espacio destacado, son una parte esencial del entorno, del inmueble que, como sus motorizados inquilinos, también acogió algún que otro rodaje, como una serie de la TVG.
 Los Couto ofrecen la posibilidad de que sean el atrezzo de cualquiera que esté interesado en incluirlos en sus eventos, ya sea por su historia o por su elegancia o simplemente porque son coches de película, como el Dodge Brohers Senior Six Sport Sedan y el Studebaker Erskine Royal Sedan. Nada disparatado habida cuenta de que la obsesión de muchas personas por los decorados y atrezo de las películas viene de atrás, de comienzos del siglo XX. 
De momento, en Coirós, cerca de la N-VI y con todos los cuidados que se pueden imaginar, reposan de los “excesos” de un rodaje que los hizo correr por Barcelona. l

Reportaje | De Betanzos a Barcelona, mil kilómetros en dos coches de película