El acusado de asesinar a Lupe Jiménez pide perdón a sus hijas por matarla “en un arrebato”

16/02/2016 Juicio por el asesinato de Lupe Jiménez en Pontevedra. La Audiencia Provincial de Pontevedra ha comenzado este martes blindada por fuertes medidas de seguridad a cargo de la Policía Nacional para evitar enfrentamientos entre fami
|

José Luis C.R., el hombre acusado de asesinar a su mujer, Lupe Jiménez, en febrero de 2014 tras llevársela de casa de su madre en Vilaboa (Pontevedra), reconoció el crimen y pidió perdón a sus hijas por haberla matado “en un arrebato”.
El juicio se inició ayer en la Audiencia Provincial de Pontevedra entre fuertes medidas de seguridad, con decenas de agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil vigilando que no se produzcan enfrentamientos entre las familias gitanas de la víctima y del acusado.
Durante la vista, José Luis C.R. solo quiso responder a las preguntas de la fiscal y de su abogado defensor, aunque se extendió en detalles acerca de lo ocurrido entre el 23 de febrero de 2014, cuando supuestamente cometió el crimen, y el 25 de febrero, cuando apareció el cadáver de la mujer.

En medio de una discusión
El acusado relató que el crimen se produjo en medio de una discusión, cuando ella le aseguró que se encontraba embarazada de cinco semanas de otro hombre. “El hijo que tengo no es tuyo”, dijo que le confesó la víctima, tras lo que aseguró que la mujer sacó del mandilón un destornillador y le atacó. Entonces, según la versión del acusado, se inició un forcejeo y él le clavó una navaja que llevaba encima en ese momento.
El hombre afirmó no recordar parte de lo sucedido después de que se produjera el “arrebato” durante el que asestó a Lupe Jiménez dieciséis puñaladas, doce en el tórax, tres en el cuello y una en la muñeca, causándole la muerte “casi inmediata”.
En este sentido, aseguró no recordar, entre otras cosas, si limpió el coche tras el crimen, de dónde sacó su mujer el desatornillador o qué hizo con la navaja después de haberla empleado para matarla. Tan solo explicó que, al llegar a su domicilio en Lugo, quemó su ropa manchada de sangre y la arrojó a un pozo que hay en su casa, tras lo cual se presentó en la comisaría, donde inicialmente denunció la desaparición de la mujer porque se le “metió en la cabeza que a lo mejor podía estar viva”.

El acusado de asesinar a Lupe Jiménez pide perdón a sus hijas por matarla “en un arrebato”