La FUCC estima que más del 90% de los comercios ya se encuentra abierto

Más del 90% de los establecimientos comerciales abrieron tras la crisis del Covid-19 | pedro puig
|

La pandemia del coronavirus obligó a parar la actividad en casi la totalidad de comercios de la ciudad. La incertidumbre sobre el futuro y la recuperación tras las pérdidas durante más de dos meses suponían un alto grado de nerviosismo entre los comerciantes, pero, tras el fin del estado de alarma, los números no son tan negativos como se esperaban. “Más del 90% de los comercios de la ciudad están abiertos”, indica el presidente de la Federación Unión de Comercio Coruñesa (FUCC), José Luis Boado.

Así, si antes de la “nueva normalidad” había “uno de cada tres establecimientos que no iba a abrir porque no salía rentable”, dice, ahora la cifra es de “uno de cada diez o uno de cada ocho”, reconoce Boado. Dentro de estos comercios que no levantan la reja tras la pandemia se encuentran, según el representante de los comerciantes, “la hostelería pequeña, a la que le supone mucho más coste abrir que tener el local cerrado; los comercios que ya estaban inestables de ventas antes del confinamiento; y los que estaban a punto de cerrar por jubilación y falta de relevo generacional”. El comercio de barrio lucha ahora por reactivarse cuanto antes. Es el caso de algunos locales que aprovecharon el estado de alarma para terminar de reformarse, tal y como explica Boado, o “algunas nuevas aperturas como en Monte Alto, por ejemplo”.

Los nuevos hábitos

En cuanto a las ventas, el presidente de la FUCC sostiene que el hábito ha cambiado tras esta crisis sanitaria. “El número de ingresos es menor por las limitaciones de aforo, pero ahora estamos aprendiendo a movernos de forma diferente y más ágil. Entramos a comprar y salimos sin entretenernos a hablar mucho rato con la persona que nos atiende”, comenta. En definitiva, “hemos aprendido a utilizar los espacios de los establecimientos de forma correcta”, explica, y añade que “todo tiene su lado negativo, y es que si antes en las tiendas de ropa había nueve personas dentro y compraban tres, ahora hay tres en el interior e igual no compra ninguna”.

Todo ello provoca que “no se venda como antes, aunque con esta nueva normalidad se agilizarán más las ventas que durante las fases de la desescalada, en las que las limitaciones suponían una dificultad para sacar adelante los negocios”, concluye José Luis Boado. l

La FUCC estima que más del 90% de los comercios ya se encuentra abierto