El estanque de Eirís culminará su recuperación a mediados de marzo

El Ideal Gallego-2020-02-01-008-fcec4ce4
|

La Concejalía de Medio Ambiente comenzó a principios de este mes los trabajos de restauración medioambiental del estanque del parque de Eirís, con el objetivo de potenciar el valor medioambiental del espacio a través de actuaciones que incrementan su semejanza a un ecosistema lacustre autóctono. El plazo de ejecución de las obras, tal y como se recoge en la memoria del proyecto, es de 10 semanas, por lo que, previsiblemente, será a mediados del mes de marzo cuando culminen –el presupuesto general es de 207.201,34 euros–.

A pesar de ser un punto de elevado interés medioambiental, el estanque sufría desde hace tiempo varias problemáticas, como la baja oxigenación debido a un problema derivado de la falta de una acometida eléctrica única que suministrase energía a las bombas del estanque. Además, el arroyo existente pasa prácticamente desapercibido debido a la lejanía del camino y a que el agua discurre casi sin obstáculos, disminuyendo el ruido de la corriente y provocando que la oxigenación del agua sea escasa. La proliferación de vegetación no deseada tampoco ayuda a este aspecto y los bambúes (plantados en el margen sur) proliferaron tanto que impiden utilizar el espacio como refugio de las aves. Asimismo, la construcción del estanque en hormigón hace que en algunas zonas se pueda ver este material por lo que no contribuye a el aspecto naturalizado que se quiere proporcionar a este lugar.

El Ayuntamiento, en un documento firmado el pasado 25 de septiembre, impuso varios condicionantes para su recuperación, entre los que destaca la eliminación de la vegetación existente en el margen noroeste; la realización de nuevas plantaciones de vegetación, a ser posible de especies autóctonas; solucionar el problema del suministro eléctrico a las bombas que impulsan el agua en las cascadas solicitando una acometida eléctrica única para el estanque; naturalizar el borde de hormigón del estanque utilizando piedras de río y gravas; y crear zonas de refugio para la fauna mediante nuevas plantaciones en las islas existentes en el vaso del estanque – se crearán dos playas en el borde Este–.

El estanque de Eirís culminará su recuperación a mediados de marzo