“El único modo de sobrevivir es ofrecer algo diferente”

Copia de El Ideal Gallego-9999-99-99-999-c49ad7fa

Le pone cara a una nueva generación de betanceiros que se resiste a mirar para otro lado mientras sigue el deterioro del entorno monumental y, desde hace casi dos años, ocupa la vicepresidencia de la Asociación de Amigos do Casco Histórico de Betanzos.
El colectivo vecinal ha empezado 2014 con objetivos, proyectos y energías renovadas, convencido de las posibilidades que el asociacionismo ofrece a una ciudad pequeña como Betanzos.

¿En qué han trabajado los últimos meses y cuáles son los objetivos para este año 2014?
En  los últimos meses mantuvimos cuatro o cinco reuniones con el Ayuntamiento para tratar el tema del tráfico. Nos presentaron un plan de movilidad para el casco histórico que, aunque insuficiente, recoge parte de las propuestas que les habíamos trasladado, que nosotros elaboramos a raíz de las sugerencias de los vecinos de la zona y que, en líneas generales, reclama que se atienda las necesidades de aparcamiento la gente que acude a comprar a los comercios de la zona y de los residentes. Estos últimos, en horario nocturno.

La decoración de escaparates vacíos fue un éxito en 2013.
Ha sido increíble. De los doce escaparates que acondicionamos, se han alquilado seis. Implica mucho trabajo, pero consideramos que vale la pena. Nos han escrito de un colectivo de Zaragoza para copiar el modelo. En nuestro caso, ha sido una cuestión de imaginación y esfuerzo, porque no disponemos de presupuesto para estas actividades.  Esta año volveremos a organizar la almoneda, pero, siempre que la meteorología lo permita, en Santa María. También estamos preparando la concentración de motos clásicas en agosto y estudiando varios proyectos de dinamización de cara a la Navidad. La única manera de que sobreviva el casco es que ofrezca algo diferente. Al fin y al cabo es el casco histórico lo que de verdad diferencia a Betanzos.

¿Son suficientes las ayudas a la rehabilitación?
Por supuesto que no, hay que incentivar la acción de los particulares porque quienes debemos rehabilitar el casco histórico somos los propietarios. Es necesaria una base, un plan integral, para que quien rehabilita esté seguro de que vale la pena. Y el Ayuntamiento tiene que presionar a la Xunta para que arregle sus casas y de ejemplo.

¿Ha afectado la crisis?
Sí ha afectado, pero también confío en que el estallido de la burbuja sirva para que, de alguna manera, las inmobiliarias dejen de especular con el casco histórico de Betanzos. n

“El único modo de sobrevivir es ofrecer algo diferente”

Te puede interesar