Gallego Jorreto llama a respetar la naturaleza en su ingreso en la Academia de Belas Artes

Manuel Gallego Jorreto y Celestino García Braña, en el acto | patricia g. fraga
|

El arquitecto Manuel Gallego Jorreto ingresó ayer como nuevo académico de honor de la Real Academia Galega de Belas Artes con un discurso en el que abordó la importancia del respeto a la naturaleza en la construcción de un nuevo medio urbano.
En su discurso denominado “Sobre as relacións entre a arquitectura e a natureza”, este Premio Nacional de Arquitectura realizó un recorrido por la historia arquitectónica hasta la actualidad, en donde “aparece una visión cada vez más unitaria de las disciplinas de arquitectura, el urbanismo y el paisaje”.
En esta línea, expone cómo en este momento nace una nueva conciencia solidaria relativa a la sostenibilidad sobre la idea de preservar la naturaleza y evitar acciones que conlleven grandes emisiones de dióxido de carbono o consumos energéticos.
En el Museo de Belas Artes, que él mismo diseñó, Gallego Jorreto reflexionó sobre las “conexiones” y fluidez del espacio arquitectónico interior con el espacio natural exterior a través de un repaso por el movimiento moderno, la posmodernidad y la globalización.
También recordó que la Xeración Nós ya nombró esa disposición ante la naturaleza con la palabra “terra”, con la que expresar los lazos que unen a los habitantes con ella, puesto que el arquitecto considera que cada cultura percibe de una forma diferente a la naturaleza.
Por su parte, el vicepresidente de la Real Academia Galega de Belas Artes, Celestino García Braña, destacó la obra creada por Gallego Jorreto por “su alta calidad” y “la influencia que tuvo en la formación de la moderna tradición arquitectónica gallega”.
Gallego Jorreto puso el foco también sobre la arquitectura popular rural, muy importante en Galicia y de gran valor por acercarse a la arquitectura como creación.
En este caso argumentó que el ser humano modificó el espacio natural porque lo necesitaba para vivir. “Aquí la relación entre artificio y naturaleza es de igualdad. Las arquitecturas se convierten en instrumentos para desarrollar la vida”, señaló el arquitecto. l

Gallego Jorreto llama a respetar la naturaleza en su ingreso en la Academia de Belas Artes