El año electoral demuestra la fuerza de Feijóo y la influencia de Sánchez

En las últimas elecciones se impuso el Partido Popular en todos los distritos de la ciudad | Pedro puig
|

El último año nos ha dejado un ciclo electoral completo, con repeticiones incluidas: dos generales, unas autonómicas y unas municipales. Las cuatro citas han demostrado la fuerza del actual presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en A Coruña, pero también la influencia que ha tenido el líder del Ejecutivo estatal, Pedro Sánchez, para adelantarse a los populares en la ciudad.

Atendiendo a la división de A Coruña en diez distritos, vemos cómo en los comicios generales de abril y de noviembre de 2019, el PSOE, liderado por Sánchez, se impuso en ocho, mientras que el PP se quedaba los otros dos. Pero todo cambió hace tan solo unos días, en la cita con las urnas para elegir al nuevo presidente autonómico, ya que el PP consiguió ganar en los diez distritos.

Por medio, en mayo de 2019, en las municipales, el resultado se pareció más al de unas generales, con siete de los diez distritos apoyando a los socialistas de Inés Rey, mientras que los otros tres se decantaron como primera fuerza con el PP.

Como nota anecdótica, el peor resultado popular de la ciudad se dio en el distrito 9, en las elecciones generales de abril, cuando se vio superado, no solo por el PSOE, sino también por la coalición de Podemos y por Ciudadanos.

Disparidades 
Pero más allá de las primeras fuerzas, el resto ha variado mucho en solo un año, a pesar de las diferencias entre comicios. Es el caso de los resultados del BNG, mientras en las primeras generales, las de abril de 2019, sus mejores resultados eran ser quinta fuerza en tres distritos, en las de noviembre se aprovechaba del descenso de Ciudadanos, que en abril era cuarta fuerza, y alternaba como quinto y cuarto partido, según la zona de la ciudad.

En las municipales su resultado era más claro, cuarta fuerza en los diez distritos de la ciudad, que le permitió conseguir dos concejales en la corporación coruñesa. Pero la pasada semana la cosa cambió, bajo el liderazgo de Ana Pontón, los nacionalistas consiguieron ser la segunda formación más votada en todas y cada una de las zonas de la ciudad.

El caso de Cs es llamativo porque en abril del 19 era cuarta fuerza en ocho zonas y tercera en los otros dos. En las municipales de mayo era la quinta formación más votada en los diez distritos, consiguiendo incluso representación en el pleno con una concejala. Pero, tanto en las estatales de noviembre, como en las últimas autonómicas, el partido desaparece de entre las cinco fuerzas más votadas de la ciudad.
Las diferentes coaliciones de Podemos llegaron a ser segunda fuerza en dos distritos en abril. Tanto en las otro ocho zonas, como en los dos siguientes comicios, eran la tercera más votada, pero la caída de la coalición les hizo caer este año hasta la cuarta posición, sin representación.

Vox fue quinta fuerza en ocho zonas en abril. Se llegó a ver superado por Alternativa dos Veciños en las municipales, como sexta fuerza; y perdió los votos que lo hicieron cuarta fuerza en noviembre en favor del PP en las autonómicas, hasta ser quinta.

El año electoral demuestra la fuerza de Feijóo y la influencia de Sánchez