Nace el Cormorán Film Fest para crear estructuras que unan cine y música

El Ideal Gallego-2019-09-08-015-0cfdc550
|

Cuando crees que falta algo, hazlo tú mismo. Este podría ser un buen resumen de lo que este grupo de amigos formado por Ángel Insua, Fernando López-Pita y Manuel Logar pensó para poner en marcha su propio festival de cine, el Cormorán Film Fest, que da inicio mañana en la Normal y que se extenderá hasta el día 14.

Con un objetivo bastante claro en mente, “crear estructuras para hacer algo relacionado con el cine y con la música y crear espacios interesantes, en el sentido de que creemos que, si existen, están poco desarrollados o son más específicos o académicos”, explica Insua. Tienen por tanto como fin, generar “un espacio de cultura popular que envuelva cine, música y otras disciplinas con el tiempo”.

Tal y como explica Insua, “desde el principio nos marcamos nuestra propia ideología del festival, qué películas queríamos buscar y tiramos para adelante con eso”, no sin antes tomar ciertas referencias iniciales de otros certámenes de la comunidad como el OUFF de Ourense o la Primavera do Cine de Vigo.

Las piezas que se mostrarán en el Cormorán se caracterizan por ser “cine de autor” y “adaptadas a la realidad social de nuestros días”. Se trata de una serie de propuestas atrevidas, con ideas arriesgadas o comprometidas con nuestros tiempos. Hicieron la selección a través de festivales y de una plataforma web. “Nos llegaron en torno a 130 proyectos de todo el mundo”, comenta Insua.

Serán siete las películas proyectadas durante esta semana del Cormorán. Además, vendrán algunos de sus creadores para presentar sus cintas y mantener coloquios con los asistentes.

Pero el festival no solo será cine, sino que también ofrece una serie de propuestas musicales, que tendrán lugar los días 12 y 13 en la sala Mardi Gras. Al ser un cormorán, a esta sección han decidido llamarla graznidos, y buscaban con ella mostrar a bandas emernera, anticipar el éxito de estas bandas y traerlas primero aquí al Cormorán”, comenta Insua.

Trabas e impedimentos 
Es la primera vez que los componentes de este grupo de amigos se embarcan en un proyecto de estas características, por lo que iban “un poco a ciegas”.

Es por ello que por el camino se encontraron con algún que otro “obstáculo o bache”. No fueron trabas “imparables” que les hiciera plantearse parar, pero si que tuvieron que ir “maniobrando” en función de lo que se iban encontrando y viendo cuál era la mejor de las opciones que tenían. Por ejemplo, comenta Insua que, en un primer momento, la música también podría tener su sitio en la Normal, pero después vieron una mejor opción en la sala Mardi Gras, no solo por el lugar en sí, sino también por su mayor experiencia con el trato con artistas y bandas.

En definitiva, este grupo de amigos de toda la vida, apasionados por la música y el cine, se lanzan a la aventura pretendiendo que acudan “todas las personas a las que les guste el cine” y, sobre todo, “ir calando en la conversación de la ciudad”, para poder pensar en futuras ediciones.

Nace el Cormorán Film Fest para crear estructuras que unan cine y música