La exposición “Drift” repasa en el MAC la conquista del arte contemporáneo a manos del diseño

El comisario de la muestra, David Barro | quintana
|

“Drift. Miradas cruzadas entre diseño y arte contemporáneo”, que puede verse ya en el Museo de Arte Contemporáneo de la Fundación Naturgy (MAC), repasa los lugares comunes entre estas dos disciplinas y reúne trabajos de más cien creadores, entre ellos los gallegos Isaac Díaz Pardo y Luis Seoane, haciendo mención al Laboratorio de Formas.

La exposición, que estará abierta al público hasta el próximo 30 de diciembre, parte de una premisa: el diseño ha conquistado definitivamente el terreno del arte contemporáneo, ya sea a partir de generar formas bellas –en ocasiones antifuncionales y que, en muchos casos, se han adelantado a logros posteriores del arte, apunta el comisario, David Barro–, o bien atendiendo a cómo el arte ha abrazado al diseño a la hora de abordar sus presentaciones.

De ahí que la intención de “Drift” no sea sino “caminar por la historia del diseño más cercano y paradigmático a modo de necesario acercamiento histórico, entendiendo que solo conociendo sus diferentes relatos podremos comprender las formas del arte actual”. “El arte puede tener una utilidad, tanto terapéutica como política y social. Los diseñadores tienen mucho que ver con el arte desde el momento en que crean piezas únicas en las que introducen valores estéticos y no prima tanto la funcionalidad”, dice Barro.
Presente en las empresas

En la retrospectiva pueden verse desde muebles, teléfonos, relojes y carteles publicitarios hasta máquinas de escribir de IBM y Olivetti. También calculadoras y una “minipimer” de Braun: “El diseño tiene que estar no solo en la vida diaria sino en las empresas, es el motor de la competitividad y la innovación”, apunta el comisario, que recuerda que entre los autores de la muestra están algunos de los que más visibilidad han cobrado en los últimos tiempos, como los hermanos Bouroullec, Hella Jongerius, Konstantin Gcric, Patricia Urquiola, Jasper Morrison o el gallego Tomás Alonso, entre otros.

El proyecto expositivo se acompaña de una publicación que recoge un extenso ensayo de David Barro –codirector de Dardo y director de la Fundación Didac desde 2017, en el que se narran distintas situaciones de la historia del diseño que sirven, a su vez, para diseñar, valga la redundancia, otras visiones de la historia del arte en función de la relación de ambas disciplinas, que ven como sus límites se han vuelto más borrosos. “Ambas tienen influencias mutuas y habitan un lugar común: las formas”, concluye.

La exposición “Drift” repasa en el MAC la conquista del arte contemporáneo a manos del diseño