El sol acompaña a Os Caladiños en la procesión más solemne de la Semana Santa coruñesa

El Ideal Gallego-2019-04-21-012-3c2cbe64
|

Hace un año, la procesión de Os Caladiños fue más silenciosa que nunca porque tuvo que quedarse a cubierto de la intensa lluvia. Ayer sucedió todo lo contrario. Una soleada jornada acompañó el recorrido de la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad y Santo Entierro por la fachada portuaria en la que es considerada como la procesión más solemne de la Semana Santa coruñesa.

Junto a la talla de Nuestra Señora de la Soledad, una policromía del siglo XVII vestida con un mantón regional típico de la alta burguesía gallega de finales del XVIII, caminaron también cientos de coruñeses en la jornada de mayor respeto y recogimiento de la Semana Santa. A los devotos se les unieron también los cientos de personas que aprovechaban la jornada para disfrutar del sol en las terrazas de la fachada portuaria. Así, Nuestra Señora de la Soledad avanzó bajo el sol y entre el silencio de Os Caladiños, roto por la Banda Oje y la Agrupación Musical Virgen del Carmen, ambas de Ferrol, para representar la soledad de la virgen María tras llevar al sepulcro a Cristo, un dolor manifestado en la talla por el puñal que traspasa el corazón de la imagen.

El sol acompaña a Os Caladiños en la procesión más solemne de la Semana Santa coruñesa