El “Juan Sebastián Elcano” luce su velamen en A Coruña antes de fondear en Baiona

el barco pasó a solo una milla de la torre de hércules patricia g. fraga
|

El buque escuela “Juan Sebastián Elcano” navegaba ayer rumbo a Baiona procedente de Avilés y a su paso por la ciudad sorprendía a todos los vecinos, que lo podían ver claramente desde la costa, ya que pasaba a solo una milla de la Torre de Hércules. El buque desplegó todo su velamen y con ello parecía estar rindiendo pleitesía al faro romano que se mantenía inmóvil, inmutable,  sobre su península.
Así, la armada regaló una preciosa estampa a coruñeses y turistas recordándoles que su travesía de casi seis meses estaba a punto de finalizar.
Y es que como viene siendo habitual en los viajes de instrucción de la guardia marina, el buque parte en enero de Cádiz para conocer el mundo mientras forma a sus nuevos militares para luego, llegar a Marín antes del día del Carmen, el 16 de julio. Antes esperado fondeado en Baiona y hacia allí es adonde se dirigía este velero que ayer saludaba a los vecinos a más de un kilómetro y medio de distancia.  
El barco, de 113 metros de eslora, cuatro palos y una guinda –altura máxima– de 49,9 metros, viaja con 265 personas a bordo, entre las que hay 68 guardias marinas de la Escuela Naval de Marín, tanto del Cuerpo General de la Armada como del de Infantería de Marina.
Este es ya su 84 crucero de instrucción en sus 85 años de historia y, en esta ocasión, ha ido haciendo escala en los puertos del norte de España, algo no muy común, según transmiten desde el Arsenal Militar de Ferrol. Normalmente, el buque atraca directamente en Marín procedente de  distintos países del mundo, esta vez amarró en Santander y más tarde en Avilés y en ambos sitios causó sensación. En los dos  puertos el comandante, Alfonso Gómez Fernández, abrió las puertas del navío a los vecinos y a su marcha los militares fueron despedidos entre aplausos.

El “Juan Sebastián Elcano” luce su velamen en A Coruña antes de fondear en Baiona