Las reservas de los embalses gallegos se sitúan entre el 59% y el 63% de ocupación

Embalse de Boborás, en Ourense | aec
|

La reserva hidráulica de Galicia Costa se encuentra al 63,2 por ciento de su capacidad y la de Miño-Sil al 59 por ciento, según los datos que el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente publicó ayer.
En concreto, la reserva total embalsada en Galicia Costa es inferior a la del pasado año 2016, con un total de 432 hectómetros cúbicos frente a los 514 del año anterior. Por su parte, Miño-Sil cuenta con un almacenamiento de 1.788 hectómetros cúbicos frente a los más de 2.200 de 2016.
Los datos de la demarcación de Galicia -Costa empeoran las cifras del boletín hidrológico mensual emitido por Augas de Galicia el pasado 7 de agosto. Según este, la ocupación entonces era del 65,54%, con un total de volumen embalsado de 452,30 hectómetros cúbicos. De estos, las presas dedicadas al abastecimiento a la población ascendían su ocupación hasta el 80,68%, mientras que los de uso hidroeléctrico o industrial caían hasta el 64%.
Entre las situaciones más preocupantes que revelaba el informe mensual de Augas de Galicia se encontraba el embalse de Vilagarcía, con tan solo 24% de ocupación, mientras que el resto de los de abastecimiento se situaban entre el 71% de Baiona y el 96% de Pontillón de Castro (Pontevedra).

Menos que en 2016
Con todo, las cifras, en comparación con las del año anterior, revelan la razón por la cual Galicia se mantiene en estado de prealerta por sequía. Así, agosto de 2016 empezaba con 540 hectómetros cúbicos almacenados (un 78,3% de ocupación), este año esta cifra, según los datos de Augas de Galicia , caía a 452,3 (64% de ocupación). Estas cifras de agua embalsada también se quedan por debajo de la media de los últimos cinco años en la demarcación de Galicia -Costa. Mientras, en el caso de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil, el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, sitúa en el 59% la ocupación (1.788 hectómetros cúbicos), lo cual afecta a Castilla y León pero, sobre todo, a las provincias de Lugo y Ourense.
La Xunta relanzó este verano la campaña de concienciación sobre el fomento del consumo responsable de agua, iniciada a comienzos del año. “Usa a auga con cabeza” presenta escenarios “exagerados” con imágenes en las que pueden verse a animales de climas cálidos en lugares emblemáticos de Galicia, como jirafas en el Obradoiro, guepardos en la playa de As Catedrais o rinocerontes en la Illa de San Simón.
Con ello, el Gobierno gallego pretende “llamar la atención” sobre que, pese a que Galicia es “la tierra de los mil ríos”, es probable que en el futuro comiencen a percibirse los efectos de la sequía.
De hecho, debido a esto las dos demarcaciones hidrológicas en las que se divide Galicia se encuentran en situación de prealerta por sequía desde el pasado mes de febrero.

Las reservas de los embalses gallegos se sitúan entre el 59% y el 63% de ocupación