San Mamés pesó mucho para el Eibar ante un Athletic que ganó a la contra

|

 

El Eibar, sin merecerlo, se fue de vacío de San Mamés. Los armeros cuajaron un partido serio y dieron una buena imagen en un campo siempre complicado, pero la falta de acierto de cara a gol y las individualidades del Athletic condenaron a los de José Luis Mendilibar. 
El partido se fue al descanso con victoria local por la mínima reservando lo mejor para los segundos 45 minutos. Ya con la reanudación del partido, el Eibar llevó la iniciativa y salió del vestuario dispuesto empatar. Los armeros, de mano de Inui y Sergi Enrich –con Pedro León desaparecido durante todo el partido–, se lanzaron al ataque adelantando la defensa y presionando la salida de balón de los leones. El Eibar puso toda la carne en el asador para lograr la igualada. Pero, con sus hombres concentrados en la parcela ofensiva, la rapidez de los delanteros rojiblancos jugó un papel determinante. Tras el 2-0 el Eibar acortó distancias pero en el descuento, Muniain sentenció el partido materializando otro contraataque del Athletic.

San Mamés pesó mucho para el Eibar ante un Athletic que ganó a la contra