La clave del referéndum irlandés sobre el matrimonio gay es la participación

D01 DUBLÍN (IRLANDA), 22/05/2015.- Dos hombres se hacen un selfi ante un colegio electoral en Dublín, Irlanda, hoy, 22 de mayo de 2015. Poco más de tres millones de ciudadanos irlandeses con derecho a voto están llamados hoy a
|

Partidarios y detractores del matrimonio homosexual miran con atención a los datos de participación del electorado en el referéndum que se celebró ayer en Irlanda para decidir sobre esa cuestión, si bien las encuestas prevén el triunfo del “sí”.
“Aunque los sondeos han venido otorgando una cómoda victoria a la legalización del matrimonio entre parejas del mismo sexo, en los últimos días hemos ganado terreno, mientras que el número de indecisos era hasta ayer alto y pueden decantar la balanza”, explicó el activista Keith Mills, quien votó “no” a pesar de ser gay.
Mills, que pertenece al grupo “Madres y Padres Importan”, apuntó que la alta participación en Dublín y otras centros urbanos favorece al “sí”, pues significa que se habrá movilizado, sobre todo, el voto joven, el cual se ha mostrado apático en plebiscitos anteriores.
Por el contrario, si el voto urbano decae y sube el del electorado de las zonas rurales, consideradas más tradicionales, el bando del “no” podría tener alguna posibilidad de triunfo, calculó el activista.
Poco más de tres millones de irlandeses estaban llamados a las urnas para pronunciarse sobre el matrimonio gay, pero dado que no existe el voto por correo en Irlanda, muchos de ellos han viajado para ejercer este derecho y elevar el índice de participación.
A media tarde, la mayoría de los centros de votación de Dublín informaron de que la afluencia a las urnas superaba el 30%, por encima de la media de anteriores consultas a esa misma hora, mientras en las zonas rurales la participación era más baja, según la cadena pública RTE.
También ayer, los irlandeses debían decidir en otro referéndum si se rebaja desde los 35 hasta los 21 años la edad mínima para ser presidente de la República, un cargo representativo.
El interés en ambas consultas es alto, como demuestra el hecho de que el registro electoral aumentó en 66.000 personas en las últimas semanas, sobre todo con estudiantes y gente joven.
Las redes sociales hervían ayer con fotografías y vídeos de individuos y grupos que llegaban a Irlanda por mar y aire para votar.
Uno de ellos es precisamente Mills, quien aterrizó a mediodía en Dublín en un vuelo procedente de Viena (Austria), donde cubre para una web irlandesa especializada el Festival de Eurovisión y adonde regresará mañana tras haber votado en su circunscripción del norte de la capital irlandesa. n

La clave del referéndum irlandés sobre el matrimonio gay es la participación