Teresa Romero, en Becerreá 16 meses después del ébola

28 noviembre 2014 página 38 BECERREÁ (LUGO), 06/11/2014.- La auxiliar de enfermería Teresa Romero, junto a su madre Jesusa (d), en la puerta de su casa en Becerreá (Lugo) donde, un día después de su salida del hos
|

La auxiliar de enfermería Teresa Romero, la primera contagiada con el virus del ébola en España, ha regresado estos días a la localidad lucense de Becerreá, donde manifestó que se encuentra “bien” más de un año después de sufrir la enfermedad y reiteró su deseo de contactar con la misionera Paciencia Melgar.
Romero se desplazó a esta localidad de la montaña lucense, de la que es hija adoptiva y donde reside su madre, porque sabía que “estaba nevando” y para “ver la nieve”. “No me ha defraudado nada, ha nevado bastante”, afirmó.
Una vez que ha transcurrido un año y cuatro meses desde que se contagió en Madrid tras participar en el equipo sanitario que atendió a los misioneros Miguel Pajares y Manuel García, ambos enfermos de ébola, Romero aseguró que en estos momentos se encuentra “bien”, reiterando además su deseo de contactar con la misionera Paciencia Melgar, que también pudo sobrevivir al virus.
Aunque las últimas investigaciones apuntan a que el suero de Melgar no influyó significativamente en la curación de Teresa Romero, la auxiliar recordó que la misionera lo donó “generosamente” en principio para Manuel García, aunque “no llegó a tiempo” y le fue finalmente administrado a ella.
“Para mi, Paciencia es mi referente, ella parece que se encuentra mejor. Al parecer está en África, en Guinea, trabajando y parece que está recuperada”, resumió.
Finalmente, Teresa Romero lamentó no saber “nada” del Ministerio de Sanidad, ya que como admitió, no se han puesto en contacto con ella para conocer como se encuentra. “Las cosas son así”, sentenció. n 

Teresa Romero, en Becerreá 16 meses después del ébola