El Ayuntamiento hace oficial el fin del tranvía turístico, sin uso desde 2011

El tranvía de la ciudad, que dejó de funcionar en 2011 | patricia g. fraga
|

El Ayuntamiento de A Coruña pone fin de forma definitiva al tranvía turístico, que permanece fuera de servicio desde el 7 de julio del 2011, cuando fue suspendido durante el mandato de Carlos Negreira. La Junta de Gobierno Local aprobará hoy la supresión de este servicio de transporte, que liquidará el contrato con la Compañía de Tranvías por valor de 489.896 euros, lo que equivale a los gastos ocasionados por la paralización del servicio hace nueve años y los costes de explotación previos, además de los intereses que se hayan generado.

El Ayuntamiento pasará a custodiar todo el mobiliario, los tranvías y los objetos relacionados con el servicio. Es decir, la nave de las cocheras, en las inmediaciones de la Torre de Hércules, los vehículos históricos allí almacenados y el resto de material que se haya en su interior y que figure en el inventario ya hecho, serán entregados al Ejecutivo en el plazo de un mes.

El argumento del Gobierno local para suprimir este servicio de forma definitiva es su consideración como “ineficiente e insostenible”. “El deterioro evidente de la instalación y los coches-tranvía, el desmantelamiento a lo largo de estos años de la catenaria que sostenía el sistema eléctrico que permitía el funcionamiento del servicio e, incluso, la supresión de varios tramos de raíles por las obras de reurbanización del Paseo Marítimo, por el que discurría el recorrido del tranvía”.

Carril runner
El inicio del mandato de Inés Rey contó con el anuncio del estudio de la viabilidad del tranvía turístico, pero durante los últimos meses todo apuntaba a que no iba a ocurrir. El carril runner entre Orzán y Riazor que cubre los raíles y la futura ampliación del espacio en la zona próxima a Orillamar fueron las actuaciones que hicieron prever la noticia. El problema durante su funcionamiento fueron las pérdidas que provocaba y que repercutían directamente en las arcas municipales, con resultados negativos. 

Durante estos nueve años desde que dejó de funcionar, los elementos que componían el servicio sufrieron deterioro por la falta de uso y, en el caso de las vías, fueron varias veces al año las que provocaron accidentes de tráfico. Esta situación se produce principalmente cuando llueve, ya que las vías mojadas se convierten en una zona resbaladiza para los vehículos.

El Ayuntamiento hace oficial el fin del tranvía turístico, sin uso desde 2011