Un descanso merecido para la dieta “lacónica” coruñesa

QUINTANA. LACONADAS EN EL MANOLITO
|

Punto y aparte al cocido y al lacón con grelos. Después de 21 jornadas “lacónicas”, Turismo y una treintena de restaurantes y mesones ponen hoy fin a la dieta calórica por antonomasia del carnaval coruñés. Los hosteleros seguirán sirviendo este plato típico mientras hay demanda pero de tanto aprovechar el cerdo, este se quedó exhausto. 
Lo mismo les ha pasado a los cocineros coruñeses que justo este fin de semana han sufrido un repunte en los fogones gracias a los aficionados del baloncesto. Aunque una gran parte se tiraron a la piscina “con el marisco y el pescado” que para eso están en Galicia, Manolo Souto, del Mesón Manolito, dijo que muchos se irán a casa con el paladar más culturizado gastronómicamente.
“Nosotros hemos tenido mucho éxito con el cocido y el lacón porque desde hace muchos años venimos haciendo algo parecido”, comentó el hostelero, copropietario de los dos restaurantes del mismo nombre junto a sus hermanas. Según sus cálculos, del 1 al 21 de febrero salieron de las cocinas “unos 1.000 menús” y a los canarios y vascos les ha encantado esta promoción. 
Pese a estar en pleno Matogrande, a O Fieital le ha ido un poco más regular con el cocido. Aunque respetaron el sabor tradicional del mismo, Óscar Vázquez cree que en la menor demanda influyó el hecho de lanzarse a ofertar un menú creativo con un intento de deconstrucción de todas las materias primas de este plato invernal. 
Rubén Rey, de la Taberna do Cunqueiro, afirmó “estar muy contento” con las laconadas vendidas y la gente porque “hubo más que en agosto”.

Un descanso merecido para la dieta “lacónica” coruñesa