Los dos convenios alejan a Hacienda de la postura de la directiva del club

Copia de Deporte Campeón-2014-01-10-004-77d1be00
|

Los convenios presentados por el Deportivo y Hacienda son bien distintos. Se ve a simple vista. El club quiere dos años de carencia, sin pagar, para regresar a Primera cuanto antes, mientras que Hacienda pretende cobrar en menos tiempo. Una visión ‘positiva’ puede ser que, si el fisco presenta un convenio tan supuestamente agresivo, es que ve viabilidad en el Deportivo, aunque en la Plaza de Pontevedra entienden que el proyecto de la AEAT ahogaría a la entidad de igual manera.
Las dos partes mantuvieron reuniones para intentar acercar posturas, pero no lo consiguieron y en las últimas fechas no ha trascendido que se volvieran a encontrar a pesar de que el club lo pidió a finales de año. Es evidente que la propuesta que más opciones tiene de salir adelante es la que ha elaborado el consejo de administración. Augusto César Lendoiro, quien el próximo 21 de enero dejará de ser el presidente del Deportivo después de más de 25 años al frente de la entidad, no ha conseguido llegar a acuerdos en los últimos tiempos, ni en Madrid ni en A Coruña, mientras que el fisco no ha hecho declaraciones. Todo lo más transmitir a algunos interlocutores, como la Administración Concursal o el candidato Tino Fernández, que aplicarán el proceso normal en un concurso de acreedores. En el momento en que no se firme su convenio varios embargos saldrán a la palestra aunque se espera que el nuevo presidente pueda tener una salida, como el propio Deportivo, para negociar nuevamente con Hacienda.
Lendoiro aseguró en sus últimas comparecencias, en diciembre, antes de anunciar que retiraba su candidatura a la reelección, que había llegado a un acuerdo con los bancos -acreedores principales después de Hacienda- y con acreedores ordinarios para que su propuesta salga adelante en la junta.
Pero lo que no tiene el Deportivo es acuerdo con la Agencia Tributaria y eso puede asfixiarle a corto plazo aunque salga adelante su propuesta de convenio, con lo que su supervivencia seguirá estando amenazada.
Hacienda tiene posibilidad de reactivar los embargos después de la junta de acreedores en el caso de que su propuesta no sea la aprobada y no apoye la del club, de hecho es un paso ‘automático’, dicen los funcionarios con los que ha hablado este diario. La Agencia Tributaria no parece dispuesta a conceder aplazamientos para los créditos con privilegio, que son exigibles desde el día siguiente de la firma del convenio y si el Deportivo no puede hacer frente a su propuesta, se vería abocado a la liquidación porque la Ley Concursal no da segundas oportunidades.
La ‘esperanza’ que todos los deportivistas tienen, a la que toda A Coruña se aferra, es que el día 21, cuando el nuevo presidente tome posesión, pueda negociar con Hacienda si hoy sale aprobado el convenio del Deportivo aunque queda claro que el fisco tiene ‘la sartén por el mango’ en este momento.
Hay, además, una división en cuanto a lo mejor para el club. Los candidatos Cascallar y Rodríguez Conchado creen que lo mejor es que se apruebe el plan del Deportivo. Tino Fernández cree que lo mejor sería asumir el de Hacienda de una vez.

Los dos convenios alejan a Hacienda de la postura de la directiva del club