Los precios del marisco siguen en la misma línea que años anteriores

El puesto de Mariscos Mari Carmen Parga, en la plaza de Lugo | pedro puig
|

Los precios del marisco a falta de cuatro días para Navidad ya se encuentran al mismo nivel que años anteriores. Eso sí, el hábito de consumo de los coruñeses y los temporales en el mar han hecho que las últimas semanas hayan sido más complicadas de lo normal. Los mercados de la ciudad lucían ayer carteles de precios de hasta 160 euros en camarones o 130 euros en el percebe. Eso sí, los precios subirán en los próximos días. Habrá que ver si el percebe, por ejemplo, llega a alcanzar la cuantía de 400 euros el kilo el día previo a Nochebuena, como ocurrió el año pasado.

El ambiente en la plaza de Lugo era ayer de gran afluencia durante toda la mañana, por lo que las ventas ya se están animando. Mari Carmen Parga, desde su puesto de marisco, explica que “la gente ha esperado mucho tiempo a encargar el producto al no saber cuántas personas podrían reunirse en las fiestas”, sostiene, y añade que muchos de sus clientes “a día de hoy todavía no sabe cuánta gente va a cenar”. Los precios en este puesto oscilan desde los 45 euros el kilo de nécoras, pasando por los sesenta de la cigalas o los 160 del camarón. El percebe, por su parte, está a 75 euros, y el centollo a 35. De cara a próximos días, Mari Carmen adelanta que los mariscos que más subirán de precio son el camarón y el percebe.

Incertidumbre
Pedro Dafonte, presidente de la Asociación de Vendedores de la plaza de Lugo, desde su puesto Mariscos Ángeles Rumbo, también destaca la incertidumbre general como la causante de que las compras se hayan retrasado en estas navidades. “Para congelar, por ejemplo, no vino gente hasta hace una semana”, reconoce.

En este caso, la almeja del puesto de Dafonte varía de precio según su tamaño, que avanza desde los 39 euros hasta los 45, aunque también está la almeja babosa de 42. 

Pero en la plaza de Lugo no todo fueron alegrías en la mañana de ayer. A las 07.30 horas de la mañana dos jóvenes accedieron al interior del mercado haciéndose pasar por clientes mientras recorrían los pasillos de la planta baja. Fue entonces cuando uno de ellos, aprovechando un despiste de una placera, agarró su cartera y escapó a la carrera. 

Tras avisar a la Policía Local, se aproximaron varias patrullas, que cerraron la plaza para inspeccionar su interior, pero no hubo éxito y no se localizó a los ladrones.

Los precios del marisco siguen en la misma línea que años anteriores