El temporal de lluvia y viento concederá una tregua a partir de esta medianoche

unas jã³venes cruzan la calle en medio de un aguacero quintana
|

Aunque no llegó a los niveles de la ciclogénesis explosiva de hace dos semanas, la borrasca que atraviesa estos días la comunidad gallega dejó una jornada de lo más desapacible en A Coruña. La lluvia cayó incesantemente durante todo el día, como dejaron muestra las estaciones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) que llegaron a recoger más de 6,2 milímetros por hora.

El viento fue el otro protagonista del frente, llegando a registrarse rachas máximas de 70 kilómetros hora. De hecho, la Xunta activó la alerta amarilla por adversos climatológicos relativos al viento y a las precipitaciones. Una alerta que se mantendrá activada durante el día de hoy, pero solo en la costa, por mar de fondo y olas que pueden llegar hasta los cuatro metros.

En líneas generales, el temporal amainará, con precipitaciones intermitentes y vientos fuertes de componente norte que irán amainando conforme avancen las horas. De hecho, la previsión para mañana, apunta a una leve mejoría, con cielos parcialmente nublados y ligeros chubascos.

Pese a que la lluvia dificultó la circulación en la ciudad, ya de por sí complicada los viernes, no se registraron incidencias graves relacionadas con el temporal. El único accidente del que dio parte la Policía Local fue un leve atropello, pero en este caso, por un descuido.

El suceso tuvo lugar a las 19.30 horas en la calle Antonio Pereira, en la Sagrada Familia. Un conductor estaba aparcando marcha atrás cuando el vehículo se subió a la acera y golpeó a un peatón. La víctima resultó herida leve y fue atendida por los sanitarios en el mismo lugar.

 

El temporal de lluvia y viento concederá una tregua a partir de esta medianoche