Vecinos de Eirís protestan por el mal cuidado de espacios del barrio y un vertedero incontrolado

El vertedero ilegal se encuentra anexo al punto limpio del barrio | quintana
|

Los vecinos de Eirís se han cansado de reclamar al Ayuntamiento el adecentamiento y cuidado de varios espacios del barrio y critican que en algunas zonas la maleza supera los tres metros. Además, cuentan con un vertedero incontrolado pegado al punto limpio, recinto del que también dicen que tiene unos horarios “ridículos”.

Madera, colchones, aparatos electrónicos y plásticos se acumulan en un camino anexo al punto limpio. “Pechan os luns e probablemente eso estea así, en parte, por iso. Se a xente chega e non pode deixar as cousas, déixaas igual alí. É algo típico nos puntos limpos”, explica Mónica Díaz, presidenta de la asociación de vecinos Uxío Carré de Eirís.

La directiva se queja de que existen muchos lugares del barrio que necesitarían un lavado de cara, especialmente el entorno del Ofimático, que a pesar de contar con pocos vecinos es una zona transitada en los últimos meses por gente mayor.

“Hai sitios nos que a bouza non se cortou nunca, desde que se expropiaron os terrenos. Hai ratas e culebras que entran nas casas coas que linda o Ofimático e son os veciños os que están desbrozando o que non cortan os propietarios”, apunta Díaz.

La presidenta vecinal denuncia que el Ayuntamiento obligue a todos los dueños de parcelas a mantenerlas limpias excepto a los de esta zona de nuevas viviendas. Además, entre el Ofimático –barrio ya denominado Xuxán– y la urbanización Os Arces existen fincas en las que la maleza supera los tres metros de altura, explica Mónica Díaz.

Pendientes de una reunión

Los vecinos de Eirís aseguran que solicitaron una reunión con la Concejalía de Medio Ambiente que todavía no ha sido fijada. “A atención nesta zona non é boa e seguimos esperando unha entrevista coa concelleira. Non hai comunicación”, señala.

Esta presencia de hierbas sin cortar fue especialmente notoria tras el confinamiento, cuando, al salir a pasear las primeras semanas, “Eirís parecía a rúa Real en rebaixas e os camiños estaban comidos polas herbas, polo que no se podía manter a distancia de seguridade de dous metros coa xente”, explica.

Pese a que ahora se realizan labores de limpieza, “pasan a desbrozadora pero non limpan os restos, polo que os camiños son cada vez máis estreitos”.

Pero también hay otros asuntos importantes para la seguridadad, como la presencia de algunos nidos de velutinas –que se han ido retirando poco a poco– y la acumulación de plásticos en el estanque del parque de Eirís. “Estas cousas pasan aquí por estar na zona que estamos", dice Díaz. l

Vecinos de Eirís protestan por el mal cuidado de espacios del barrio y un vertedero incontrolado