Francisco Molano | “Ha sido una subida muy repentina, muy inesperada y sin una causa. Escapa a la lógica ”

El teniente coronel Molano, en la sede de tráfico de Perillo | javier alborés
|

El teniente coronel Francisco Javier Molano Martín es el jefe de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil en Galicia. En todos los años que lleva al mando en una comunidad especialmente problemática por su orografía, dispersión poblacional y su extensa red de carreteras secundarias, le ha tocado vivir un progresivo descenso en las estadísticas de siniestralidad, una tendencia que se ha truncado bruscamente este año. La DGT se ha mostrado alarmada y está preparando un endurecimiento de la normativa para tratar de contrarrestarlo. 

¿Cómo se siente con estas cifras? 
Descontento, pero hay que aceptarlas. Si un fallecido es una tragedia, un número tan grande como el que tuvimos hasta ahora... En el conjunto de Galicia son 27 fallecidos más que el año pasado (las cifras son de hace un mes), y concretamente en A Coruña son once fallecidos más si lo comparamos con el año pasado.

¿Eran buenas las de 2017? 
Había tenido una gran mejoría, eran las mejores cifras de toda la historia conocida, esa pérdida de lo que se había alcanzado en parte, puede ser mejorarse aún y minimizarse, pero no gusta. 

A veces, después de un año especialmente bueno, al año siguiente las estadísticas suben. 
Es más de lo que yo esperaba. Tuvimos una mejoría desde los últimos años con un gráfico de dientes de sierra, pero en conjunto la tendencia era hacia la disminución. Por eso la subida repentina de este verano nos ha desconcertado, en cierta manera. 

¿A qué se debe?
Tampoco hemos encontrado una razón suficiente o única para explicar qué ha podido ocurrir, porque seguíamos una estrategia que nos había hecho ir disminuyendo el número de accidentes. 

¿Tan imprevista fue?
Abril lo acabamos con cero fallecidos. En Tráfico normalmente no se producen cambios bruscos, sino tendencias, y sin embargo, hemos tenido del verano para acá ese incremento que es anormal. 

¿No hay causas claras detrás de este fenómeno?
No hay una causa única. Murieron varios peatones más que el año pasado, varios accidentes con tractores más que nos han sumado, algún accidente múltiple como esos tres chicos que fallecieron y que viajaban sin cinturón (Valdoviño, el 13 de octubre). Cosa inexplicable, porque eso no es normal. Probablemente exista una mayor movilidad, según dice el centro de gestión (de la DGT) y nos queda por saber las cifras de resultados de análisis forenses para saber en qué grado ha habido más alcohol y droga, pero tenemos un cierto grado de incertidumbre. 

Incertidumbre...
Porque no hay factores de riesgo, pero ha habido varios accidentes con errores involuntarios por parte del conductor. Se ha juntado la mala suerte. En todo caso, ha sido una subida muy repentina, muy inesperada, y sin una sola causa. Escapa a la lógica.

¿Cuál es la situación a día de hoy? ¿Empeora más?
Ahora mismo estamos más o menos estabilizados, pero hemos tenido meses de bastante fallecidos en Galicia y en A Coruña. Efectivamente, al final se ha estabilizado en el conjunto de Galicia entorno a cien fallecidos. Queríamos seguir bajando, como el año pasado en 76, pero vemos que en estas cifras relativamente bajas. En conjunto 26 más que el año pasado, cuando por estas fechas íbamos en 69.
 
¿Ha fracasado la DGT?
Estabilizarnos cuando uno tiene un descenso de fallecidos y accidentes graves tampoco es ningún fracaso, porque en cuanto nos relajemos volvemos para atrás, nada está asegurado. Hay que hacer el mismo esfuerzo o incluso más para mantenernos en las mismas cifras. 

Pero, ¿Son buenas o malas?
Hace no muchos años teníamos 500 fallecidos. Ahora tenemos cien. En cuanto dejemos de pedalear, volvemos otra vez hacia atrás. 

¿Hasta dónde?
Nos encontramos en una situación de estabilidad tanto en el conjunto de España como de Galicia. Los 76 fallecidos el año pasado eran un descenso, pero ahora estamos estabilizados en torno a unos 100. 

Al publicarse las estadísticas, A Coruña es siempre la provincia con más siniestralidad ¿Por qué?
Tenemos una población mayor, una problemática especial, un número importante de usuarios y vehículos que supera el del resto de las provincias, y A Coruña siempre ha destacado por ser una provincia más problemática. Tenemos más irregularidad en las vías, un número importante de kilómetros de pistas locales, unas peculiaridades que dan lugar a que destaque desde el punto de vista de la inseguridad vial.

¿El trazado es más complicado que el resto de Galicia?
Las carreteras tienen un trazado más dificultoso e irregular que otras provincias, como  Pontevedra.


Siempre se ha dicho que en carné por puntos supuso un punto de inflexión ¿Se han agotado sus efectos beneficiosos?
El carné por puntos fue una medida muy eficaz y muy decisivo para la reducción de accidentes de todo tipo. Probablemente, habrá que hacerle alguna modificación si queremos seguir reduciendo esta siniestralidad. Obliga a tomar varias medidas y afectaría al carné, que parece que ya no da para bajar más. 
 
¿Hay que hacer cambios?
Medidas siempre se han estado pensando en tomar. Este nuevo director (Pepe Navarro, director de la DGT) tiene en la mesa una batería de medidas que pretende implementar para seguir reduciendo la siniestralidad. En cuatro años nos hemos quedado así y el director quiere seguir con esta tendencia en descenso, lo que es loable, pero eso requerirá una modificación del carné.  
¿Y ustedes? ¿Podrán hacer cumplir esos cambios con tan pocos efectivos?
De nosotros lo que sí se puede decir es que con los efectivos que tenemos se está consiguiendo lo máximo, y eso se debe a la implicación y responsabilidad del personal. 

Pero hay menos guardias. 
Ha habido un descenso de personal, en números absolutos y luego ha habido una disminución de potencial de servicio debido a una aplicación de políticas internas, lo que ha dado una reducción de efectivos en carretera.  

¿Se podrán implantar nuevas medidas, entonces? 
Sí se pueden implantar. Cuanto más gente tengamos, mejor, para implantar esas medidas. Pero la Guardia Civil siempre ha tenido una capacidad de adaptación a las circunstancias. Ahora, con el personal que tenemos, lo haremos lo mejor que podamos. Y mañana, cuando tengamos más, lo haremos mejor porque podemos dar más servicio.

¿En qué se nota, entonces esa falta de personal? 
Muchas veces, esta disminución de personal lo puede notar el usuario en un aumento de tiempo de respuesta, cosa que no gusta, el tardar más en llegar a un accidente. Tenemos que aceptarlo pero no así resignarnos.   

¿Cómo ve el año que viene? 
El año que viene va a ser un año probablemente duro, como lo está siendo este año, desde el punto de vista de la actividad. Vamos a seguir trabajando con la misma intensidad e intentaremos influir de una manera o de otra y a ver si podemos hacer cosas nuevas.  

¿Mejorarán las cifras? 
Yo espero que bajen, pero nadie va a regalar nada. Es importante que la seguridad vial sea cosa de todos porque se nos está matando mucha gente. Están matando a nuestros ancianos y toda la familia tiene que ayudar a darle seguridad, obligarle a que se ponga un chaleco y enseñarle lo mejor que se pueda. Por ejemplo, una de las últimas víctimas fue una mujer de 91 años en la provincia de Lugo. Hagámosla visible.

 

“El móvil está desbancando al alcohol y a la velocidad como causa de accidente”  

Algunas de las medidas que contemplan como la DGT se incluye el endurecimiento de las penas por usar el teléfono móvil al volante, costumbre que se encuentra detrás de muchos de los accidentes por despiste. El propio Molano reconoce que resultará difícil de erradicar porque conducimos como vivimos y las personas enganchadas al móvil, cuando entran en el vehículo es difícil que cambien de comportamiento. 

¿El móvil es relevante en la siniestralidad vial?
Sigue siendo un factor emergente, aunque ya lleva muchos años, pero probablemente ya esté desbancando a la velocidad y al alcohol y está preocupando. Hay una parte importante que se distrae con el móvil

¿Entonces?
Puede que eso nos obligue a tomar medidas especiales ante una problemática especial. El móvil influye porque entre un 30% y 40% de los accidentes graves y menos graves la causa es la distracción. Principalmente, por el uso de las tecnologías, pero el número de denuncias por ese motivo es inferior al 10% del total, incluso un 4%, y eso hace que no podamos influir tanto como quisiéramos en los conductores.   

¿Qué me dice del alcohol y las drogas? ¿La gente ya ha asumido lo de, “al volante, ni una gota”?
No, desgraciadamente. Y es preocupante. Tenemos que denunciar a un mínimo de mil conductores cada mes en Galicia. Cualquier fiesta que hay, va unida al consumo de alcohol y drogas.

¿Hacen muchos controles? 
Estamos llegando a lo máximo que podemos en cuanto controles, pero hay una parte importante que quiere seguir conduciendo habiendo bebido o tomando drogas. Tenemos 20.000 positivos en un año y 600.000 pruebas. Y estamos haciendo cada vez más. Y eso se traduce en entre el 16% y 17% del total de pruebas de toda España. Sobre un 6% de conductores del total, un 17% de positivos. En denuncias de velocidad, un 13,3%, y en delitos, un 16,6. Mantenemos una presión muy importante, pero es necesaria. 

¿Qué más puede hacerse?
Están los vecinos, los familiares... hablo de los chavales jóvenes que están abusando de alcohol y drogas. Una cosa es que el chico sea mayor de edad y otra es que la familia y amigos se desentiendan. No podemos dejar de aconsejarles. 

Otro comportamiento que se vigila mucho es llevar puesto el cinturón ¿Eso se ha asimilado?
Un 36% de gente va sin cinturón, el año pasado fue más, superando el 50%. Este año se han matado ocho personas sin sujeción, solo en A Coruña. De cinturones tenemos el 10% de las denuncias de toda España. Es el sistema de seguridad pasiva más importante y eficaz que se ha podido crear pero la gente no aprende suficiente. La gente se mata y, lo que es peor, mata a gente. Hay un tanto por ciento que muere por culpa de otro habiéndolo hecho bien: van respetando, a su velocidad, con cinturón y, sin embargo mueren. A mí eso me parece muy doloroso.

Por lo menos, los que circulan sin el cinturón solo se hacen daño a ellos mismos. 
Si y no: si viajan dos personas y una sin cinturón, se catapulta contra la que lleva el cinturón. Así multiplicas el efecto del choque. Además, también hay gente que ha salido despedida del vehículo, ha venido una motocicleta y se ha convertido en un obstáculo y ha golpeado contra otros obstáculos u otro peatón. Lo mejor es que la persona vaya sujeta.

Francisco Molano | “Ha sido una subida muy repentina, muy inesperada y sin una causa. Escapa a la lógica ”