Denuncian que una vecina de Vigo de 21 años lleva ocho meses en paradero desconocido

GRA173. VIGO (PONTEVEDRA), 01/04/2015.- Sinaí Giménez (c) junto a la abuela de la desaparecida, Dolores Montoya (i) durante la rueda de prensa en la que representantes de la Federación Nacional de Organizaciones de la Sociedad Gitana
|

Representantes de la Federación Nacional de Organizaciones de la Sociedad Gitana Española denunciaron ayer la desaparición hace ocho meses de Nerea López, una chica de 21 años que fue vista por última vez cuando salió de la iglesia evangélica a a la que acudía con asiduidad en la zona de A Doblada, en Vigo.
En el momento de su desaparición, la joven no llevaba encima teléfono móvil ni documentación, y en todo este tiempo su familia, que quiere saber “si está viva o muerta”, no recibió ninguna pista fiable sobre su paradero, más allá de comentarios cuya veracidad desmontaron las fuerzas de seguridad, que se encargan de la investigación del caso.
Su abuela, Dolores Montoya, contó que un mes antes de desaparecer, su nieta se había ido con su novio a Santiago con la idea de casarse porque sus padres se oponían a la relación por motivos de oficio –ellos se dedican a recoger chatarra y el chico, al “mundo de la noche”–, pero al cabo de pocos días Nerea regresó a casa.
Es por ello que hubo una primera denuncia en los juzgados de la capital gallega y otra un mes más tarde en el mismo partido judicial ante la sospecha de que Nerea López hubiera vuelto a irse con su novio allí tras ser vista por última vez en Vigo el 8 de agosto de 2014.
La abuela relató que su nieta conoció “en el culto” religioso a su exnovio, que vive en Pontevedra, y que le llegaron comentarios de que la han visto pidiendo limosna en los semáforos.
Sinaí Giménez, que habló como representante de la Federación Nacional de Organizaciones de la Sociedad Gitana Española, recalcó que no hay sospechas sobre el exnovio porque “habían roto” la relación y porque él “sigue en Vigo”, y añadió que la fuga de ambos un mes antes de la desaparición “no tiene nada que ver”.
Con todo, Giménez está convencido de que la marcha de Nerea López “no fue voluntaria” después de tanto tiempo sin una sola pista, y destacó que la investigación policial no maneja, por el momento, ningún móvil. “Nos huele mal”, dijo.

Denuncian que una vecina de Vigo de 21 años lleva ocho meses en paradero desconocido