Dimite Arantza Quiroga como líder del PP vasco tras su polémica moción

14/10/2015 Arantza Quiroga.. Reconoce que "no ha sido capaz de aunar esos esfuerzos y voluntades" dentro de su partido que le pidió que retirara la moción POLITICA AUTONOMÍAS
|

La presidenta del PP vasco, Arantza Quiroga, anunció ayer su dimisión en su cargo y su retirada de la vida política después de 20 años de ejercer en ella. Además, afirmó que volvería a presentar “una y mil veces” la moción para la creación de la ponencia Libertad y Convivencia en el Parlamento vasco porque el Partido Popular debe ser “vanguardia en la búsqueda de la convivencia, la verdad y la justicia con las víctimas”.
En una rueda de prensa en San Sebastián, en la que fue su primera comparecencia tras seis días de ausencia una vez que retirara la citada moción, Quiroga explicó que este “silencio” respondía a que el pasado jueves trasladó a la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, su decisión de dimitir en el cargo, se le pidió que meditara y se le aclaró que “en ningún momento” se le había pretendido desautorizar cuando se le pidió que retirara la iniciativa.
En este sentido, señaló que se le solicitó que “repensara” esa decisión hasta el pasado martes y ella “ha cumplido con lo que se le ha pedido, con esos días de reflexión”, en los que no ha hecho más que reafirmarse en que su decisión de dimitir como presidenta del PP “era lo que debía hacer”. Según indicó, este pasado martes volvió a reunirse con Cospedal, que le insistió en que reconsiderara su postura porque contaba con “su apoyo”.
No obstante, apuntó que ya había tomado la decisión y fue “aceptada” por el PP, al que agradeció que le haya “dejado ir”. “Consideraba que tenía que ser leal a lo que siempre he sido, a las siglas del PP y a lo que se me pedía desde la dirección del partido”, apuntó.

una y mil veces
Arantza Quiroga recordó que el pasado miércoles retiró la moción para crear una ponencia de Libertad y Convivencia que, según aseguró, “volvería a presentar una y mil veces” porque “el PP vasco, que ha sido la vanguardia de la lucha contra el terrorismo durante muchos años y nos ha costado mucho, debe ser también la vanguardia en la búsqueda de la convivencia en paz, en libertad, desde la deslegitimación del terrorismo, desde la verdad y la justicia con las víctimas del terrorismo”.
“Eso ha sido lo que me ha motivado durante todos estos años en la política y creo que, en este momento en que ETA ya no mata, nosotros teníamos que dar un paso adelante y buscar eso por lo que hemos luchado durante tantos años, que es la convivencia”, afirmó.
A su juicio, “ese es el camino” y, por ello, se mostró “convencida” de que, “aunque ahora no sea posible, dentro de un tiempo, se volverá hacer” y, en este sentido, espera que quienes estén al frente del PP vasco en ese momento, “tengan una mirada valiente para afrontarlo”, porque los populares deben “sembrar semillas de convivencia”. “No es un objetivo político, sino un objetivo social”, destacó.
La convulsión que vive el Partido Popular en el País Vasco tiene su origen hace unos días, cuando Quiroga decidió retirar la moción para crear una ponencia parlamentaria de Libertad y Convivencia en la que sustituía la exigencia de una “condena” a ETA por un “rechazo” a la violencia con el fin de facilitar un acuerdo entre todos los partidos, incluido EH Bildu, que recibió esta iniciativa con buenos ojos.
Sin embargo, la Asociación de Víctimas del Terrorismo y el presidente del PP de Álava, Alfonso Alonso, criticaron la ausencia de una condena expresa al terrorismo de ETA y Quiroga decidió dar marcha atrás en esta propuesta, que podría haber permitido por primera vez que el PP y EH Bildu compartieran un pronunciamiento sobre la deslegitimación del terrorismo.

Dimite Arantza Quiroga como líder del PP vasco tras su polémica moción