BETANZOS-La plantilla de Emesa exige la misma implicación política que con el naval

Los trabajadores se reunieron con el alcalde de Betanzos, y ediles del PSOE, el BNG y CxB
|

“Xuntanza produtiva no Concello de Betanzos”. Así resumió el Comité de Empresa de Emesa SL su reunión con el alcalde betanceiro, Ramón García Vázquez, y representantes de los grupos municipales de BNG y CxB. Las tres fuerzas políticas presentes en la convocatoria se comprometieron con los trabajadores a secundar sus movilizaciones “polo futuro da factoría de Coirós”. Para empezar, la corporación local debatirá el próximo jueves una moción de apoyo a Emesa.  
La firma es una de las líderes mundiales en fabricación de estructuras singulares y, en este sentido, el personal apela a la oportunidad de una intervención de las administraciones públicas para procurar carga de trabajo a Emesa. “Hai varias obras que están en licitación, e aquí é onde é necesaria a implicación de corporacións, Parlamentos e Gobernos”, apuntan los trabajadores de Elaboradados Metálicos.  
Los afectados están dispuestos a aceptar otro Experiente de Regulación Temporal de Empleode 12 o 18 meses con rotaciones, de manera que nadie consuma más de seis meses de prestación y con garantías, pero rechazan de plano cualquier despido en la planta del polígono de Coirós.
“Se están xestionando floteis para Navantia, que xestionen algo para nós tamén” porque “está empresa non pode esmorecer”, por su arraigo en la comarca, su trayectoria y reconocimiento internacionales y, sobre todo, “polos sacrificidos que levamos facendo desde 2008”. Los portavoces desplazados a Betanzos llamaron la atención de los ediles brigantinos sobre “o esforzo que levamos feito para aportar viabilidade á empresa”, filial del Grupo Isolux Corsán. “Aceptamos expedientes de regulación, despidos, conxelacións salariais e todo o que era aceptable, e que agora se nos diga que Emesa segue sen ser viable... cremos que todo ten un límite”, señalan desde el comité, con representación de CCOO, UGT y CIG.
El primer objetivo es evitar los despidos, al entender que “non son necesarios” puesto que cundo existe carga de trabajo, como sucedió el pasado año, la empresa recurre a las ETT. “Está claro que o que queren que precarizar as condicións do emprego e liquidar a carga social”, apuntan las mismas fuentes de Emesa.

Consecuencias
Desde el Ayuntamiento de Betanzos indicaron que, de la exposición de los trabajadores se desprende que la dirección de la empresa, escudándose en la inexistencia de trabajo, y a pesar de que otras de este mismo ramo están desarrollando su labor casi que con normalidad, presenta un despido colectivo para 46 trabajadores más un ERTE de 18 meses para el minúsculo plantel que en ella quedaría tras la salida de  estos 46.
Con esto, según fuentes muncipales, la capacidad de la empresa de recibir trabajo sería casi nula y su rentabilidad imposible, ya que el número de empleados no serían suficientes para, procuciendo con normalidad, hacer frente a los gastos que ocasionan las instalaciones del polígono industrial de Coirós.

BETANZOS-La plantilla de Emesa exige la misma implicación política que con el naval