La primera cooperativa del Ofimático comenzará a construir en dos semanas

La casa de Ramallo fue desalojada el lunes javier alborés
|

Después de que Manuel Martínez Ramallo abandonara el lunes de la casa que ocupaba en el Parque Ofimático, se ha despejado el camino para que comience la construcción del primer edificio del proyecto, que será el de la cooperativa A Carnocha. El concejal de Urbanismo, Martín Fernández Prado, explicó ayer que se acometerán enseguida las obras de desmonte, que allanarán el terreno de cara a la construcción del edificio de 25 viviendas. Francisco Candamio, presidente de la cooperativa, expresó su confianza en que las obras comiencen en quince días.
“Todos los miembros de la cooperativa están encantados. No paramos de recibir llamadas. Después de cinco años, algunos ya no se creían nada”, explicó Candamio. La cooperativa que él representa está formada por funcionarios municipales, en su mayor parte policías locales, que cuentan con financiación desde hace tiempo, en parte porque se trata de un proyecto pequeño, y que solo esperaban a que el terreno estuviera despejado para construir sus viviendas. 
En cuanto a las otras cooperativas, todavía no se sabe cuándo podrán empezar a construir. Algunas tienen dificultades para financiarse, mientras que otros  esperan a que los vecinos expropiados abandonen sus hogares. Prado aseguró ayer que seguirán negociando con las 13 familias restantes para que abandonen por su propia voluntad sus casas. 

devoluciones
“También estamos trabajando para que acelerar la devolución de las indemnizaciones a las que tienen derecho, que es otro de los puntos que acordamos la semana pasada”, añadió el edil de Urbanismo que insistió que, a corto plazo, el objetivo es liberar todas las parcelas donde se levantarán las viviendas de las cooperativas. 
El antiguo propietario de la casa que se derribó el lunes, Manuel Martínez Ramallo, se realojó en casa de su yerno, en Vilaboa, después de rechazar una vivienda social que le ofreció el Ayuntamiento. En su opinión, es la propia gestora del Parque Ofimático la que tenía que proporcionarle una casa por el tiempo que durara este proyecto, en el que nunca quiso embarcarse. Tampoco quiso vender en su momento su casa, por la que le llegaron a ofrecer 60.000 euros y un piso en Cabanas. n

La primera cooperativa del Ofimático comenzará a construir en dos semanas