Prueba de madurez

Sin título-1
|

El Deportivo analizará su crecimiento en el encuentro de esta noche. Ipurúa y el Eibar esperan a un equipo que sigue dando pasos hacia la competitividad total. Hoy veremos si estas dos semanas en las que no ha habido competición para los herculinos han servido para aumentar las capacidades del colectivo coruñés.

Decía Manuel Pablo ayer, en estas mismas páginas, que los jugadores están dotados de una incuestionable calidad, pero que en ocasiones estos futbolistas talentosos no ejercen en defensa con la efectividad necesaria. El capitán, con 17 temporadas en la espalda, no acaba de llegar a este salón. 
El análisis, escueto y contundente, nos recuerda que en los dos descensos precedentes el equipo fue una coladera. Con Oltra desde el principio de Liga y con Lotina en el final (amén de la mala suerte en ambas temporadas). 
El Deportivo, de la manera que considere, tiene que dejar la puerta a cero en todos los encuentros posibles. Da igual si presionando al rival en su área o en el vestuario o con once bigardos debajo del larguero.

soluciones ofensivas
Con una escuadra que técnicamente tiene soluciones ofensivas la retaguardia puede dar muchos puntos si se defiende bien. Víctor Fernández, que como Manuel Pablo no acaba de aparecer en las guías del fútbol, busca ese escenario, el Santo Grial de los entrenadores. Equilibrio.
Los análisis, a posteriori, deberían hablar de mejoría, de más minutos de intensidad después de la media hora de encuentro, de mejor tono físico, de mecánicas más interiorizadas. 
Y no nos olvidemos de los tres puntos en juego. No nos podemos pasar dos meses hablando de que ‘estamos en construcción’. Cada punto, cada envite, cada jugada, cuenta. Si el Deportivo es capaz de ganar en Ipurúa –y debe serlo de antemano– caerán tres puntazos, sobre todo previos a la visita del Real Madrid y al trasiego hacia Balaídos para el primer derbi de la temporada. La muletilla de que ‘hay tiempo por delante’ no le sirve a un Depor que sabe perfectamente lo que es jugar con fuego y quemarse.
Como no podía ser de otra forma, hay contratiempos para Víctor Fernández. Las lesiones de Fariña e Insua se cargan de un plumazo a dos hombres ‘de convocatoria y once’. 
Dos piezas muy importantes. Lucas Pérez sigue sin poder competir y Salomao continúa compitiendo consigo mismo para recuperarse de su operación. Cuenca miró al futuro antes del amistoso en Arousa y se reservó para mayores logros. 
El técnico zaragozano avisó de que habrá cambios con respecto a las dos primeras jornadas de Liga. Podría poner en liza un once formado por: Lux en la meta; Laure, Lopo, Sidnei y Canella en la línea de zagueros, Medunjanin y Bergantiños en la media, José Rodríguez, Cavaleiro y Cuenca en tres cuartos y Hélder Postiga en la punta de lanza.
Todos estos hombres son de Primera División y están plenamente capacitados para llevarse la victoria en el complicadísimo Ipurúa, donde ya cayó la Real Sociedad en una de las primeras sorpresas del campeonato.
Eibar es una plaza dura. El equipo armero no tiene fisuras y sus parámetros están perfectamente delimitados. No se sale de su guión y le funciona. 
Fútbol alegre, directo y aguerrido. No es el Eibar del patadón como demostró la pasada temporada alcanzando el título de Segunda, pero no se lamenta a la hora de mostrar este tipo de recursos en caso de que el encuentro lo requiera. Si hay que mandarla por encima de la grada de Ipurúa, se manda.

partido abierto
Con estos parámetros el partido se presenta muy abierto. El Deportivo tendrá que leer el choque e interpretarlo bien. Puede que los eibarreses salgan en tromba, puede que se sientan seguros desde el inicio y comparezcan sobre el césped sin prisa. Los coruñeses tienen que adaptarse al campo y al rival. Si además consiguen imponer su ritmo será un logro. 
La pregunta que puede hacerse el aficionado es ¿cuál es el ritmo del Deportivo? Aguantar al nivel de los primeros minutos de los dos encuentros precedentes durante hora y media es complicado. Por ello hoy se examinará, también, como va creciendo la capacidad de manejar, al menos por momentos, el tempo del partido.
El Depor, que sólo una vez ganó e Ipurúa y en Segunda, estrena hoy una nueva cita en su historia, es la primera vez que visita el campo del pueblo de las escopetas en Primera División, como harán todos los equipos que esta temporada pasen por este estadio. 
La industria armera eibarresa es, según los expertos, de las mejores del mundo. Hay que dejar que la exhiban, pero no darles las balas. Y por si acaso mojar la pólvora con agua del Orzán. Y, de paso, meigas fora! Por si ayuda... n

Prueba de madurez