La ola de incendios se estabiliza y ya solo permanece activo el que afecta a Cervantes

Los diversos focos del incendio de Monterrei | brais lorenzo (efe)
|

La ola de incendios que asola en los últimos días Galicia se estancó ayer y permitió que los servicios de extinción controlasen o estabilizasen la mayoría de los fuegos. De hecho, de los nueve que se mantienen en marcha solo uno tiene la consideración de activo, según los datos de la Consellería de Medio Rural. En total, los fuegos que están quemando el monte gallego en las últimas jornadas han arrasado 1.280 hectáreas.
Así, al cierre de esta edición, se mantenía activo el incendio que afecta Cervantes (Lugo) desde la madrugada del lunes. Hasta el momento las llamas han afectado a más de 100 hectáreas y en su control trabajan tres agentes, once brigadas, ocho motobombas y dos palas.
El alcalde cervantino, Benigno Gómez Tadín, reconoció que los tres incendios que afectaron en las últimas horas a su municipio han provocado una profunda “preocupación” entre el gobierno local y los propios vecinos del ayuntamiento, porque el fuego “está destrozando nuestro paisaje” y “cualquier día va a quemar una aldea por ahí”.
El regidor local reconoció que no recuerda “una sequía igual”, por lo que, ante esta situación y “con el monte que hay”, puede pasar “cualquier cosa”.
A estas alturas, tiene pocas dudas de que el incendio que continúa activo en el municipio, concretamente en la parroquia de Vilarello, ha sido provocado, porque comenzó en una zona de difícil acceso (01.22). “Si fuese de día, cualquier cosa puede provocar el fuego, pero cuando empieza a arder de noche, lo más fácil es que sea provocado”, dijo.

Parte
Mientras, el incendio de Folgoso do Courel (Lugo) logró estabilizarse ayer por la tarde después de quemar 35 hectáreas. En su control participan cuatro agentes, 16 brigadas, trece motobombas, dos palas, tres aviones y cinco helicópteros.
También están ya estabilizados el de Chandrexa de Queixa (Ourense), que quemó 369 hectáreas desde el martes. Además, permanece estable el de Castro Caldelas (Ourense), que ha afectado a unas 265 hectáreas. Por su parte, los de Monterrei (Lugo) –384,06 hectáreas–, Porto do Son (A Coruña) –50–, A Pobra de Trives (Ourense) –20–, Montederramo (Ourense–42– y Palas de Rei (Lugo) –30– están controlados. El alcalde de Palas de Rei, Pablo Taboada, reconoció que el miércoles se vivieron “momentos de mucho nerviosismo” en su municipio, porque las llamas del incendio pusieron en peligro dos núcleos habitados, hasta el punto de que “el fuego se quedó a diez metros de las casas”.
El regidor local, que no duda de que el fuego fue claramente “intencionado”, porque “no es normal” que un incendio fortuito “comience con varios focos” de forma simultánea, reconoció que los medios de extinción tuvieron que emplearse a fondo “a última hora” de la tarde, cuando las llamas cercaron un núcleo del lugar de Fonte Grande, en la parroquia de Cabana, y se aproximaron de forma peligrosa a la aldea de Pambre.
“Tengo que agradecer el trabajo de los medios de extinción de la Xunta de Galicia, pero también de los bomberos de Chantada y de la Guardia Civil, porque su comportamiento fue excepcional”, dijo el regidor local.
Pablo Taboada insistió en que, gracias a ese trabajo “excepcional”, se pudo salvar la situación con “unos daños materiales escasos” y sin ningún perjuicio “personal”. El alcalde confirmó que, dada la situación de riesgo, hasta la propia conselleira do Medio Rural, Ángeles Vázquez, se interesó personalmente.

La ola de incendios se estabiliza y ya solo permanece activo el que afecta a Cervantes