Aumentan las denuncias de abusos sexuales a mujeres y niños refugiados

|

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur) expresó ayer su preocupación por los “testimonios creíbles” que ha recibido de abusos sexuales a mujeres y niños refugiados, quienes constituyen el 34 por ciento de las más de 644.000 personas que han cruzado este año el Mediterráneo en busca de una vida mejor en Europa.
La portavoz de ACNUR, Melissa Fleming.explicó que el personal de la agencia de la ONU recibió testimonios de “casos de niños que han mantenido sexo de supervivencia para pagar a los traficantes con el fin de continuar su viaje, bien porque no tenían dinero o porque había sido robados”.

sin protección
“Los menores no acompañados pueden ser particularmente vulnerables ya que carecen de la protección y el cuidado de un adulto”, subrayó, incidiendo en que “además pueden ser puestos bajo detención en algunos países, junto con adultos, lo que supone un enorme riesgo para ellos”.
También se enfrentan a un creciente riesgo las mujeres inmigrantes y refugiadas que viajan por Europa solas, “a veces por la noche, junto a rutas inseguras o que se quedan en lugares que carecen de la seguridad”.
“Muchos centros de recepción están superpoblados y carecen de la luz adecuada y de espacios separados para mujeres solteras y familias con hijos”, lamentó la portavoz.
En este sentido, Acnur pidió a los gobiernos de los países europeos que “adopten medidas para garantizar la protección de mujeres y niñas”, lo que pasa entre otras cosas por facilitar “instalaciones adecuadas y seguras de recepción”. Igualmente, ha pedido que se busquen alternativas a la detención de menores.
Por otra parte, Turquía se está preparando para que decenas de miles refugiados sirios crucen sus fronteras debido a los ataques que llevaron a cabo las fuerzas rusas en las zonas tomadas por los rebeldes sirios, y los autoridades turcas han afirmado que muchos intentarán acceder a Europa de manera ilegal.
El Gobierno turco y las agencias de ayuda han afirmado que no hay ningún indicio de que las personas que se han desplazado de Alepo y de otras áreas cercanas lleguen a Turquía de forma masiva aunque ha avisado de que esto será una cuestión de tiempo.
“Estamos preparando nuestros equipos para recibir una nueva ola de refugiados. Tenemos cocinas móviles y comida empaquetada”, declaró el vicepresidente de la organización de la Media Luna Roja turca, Kerem Kinik. La situación se ha agravado desde que comenzaron los ataques aéreos de Rusia hace tres semanas, confirmó.
“Estos ataques han afectado al sur y al este de Alepo. Aproximadamente unas 70.000 o 80.000 personas han abandonado de sus casas y ahora están intentando encontrar un lugar seguro”, dijo
El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, afirmó el jueves que existen “indicios claros” de que una nueva ola de inmigrantes se ha comenzado a gestar desde Alepo y reclamó la creación de una “zona segura” en Siria.

Aumentan las denuncias de abusos sexuales a mujeres y niños refugiados