La quiebra de la empresa encargada de ampliar la N-VI en Nós paraliza la obra

Seoane afirma que la paralización de las obras supone un riesgo para los vecinos de la zona javier alborés
|

La crisis económica se extiende como una mancha de aceite y ya no respeta a las infraestructuras que cuentan con inversiones del Gobierno.

El alcalde de Oleiros, Ángel García Seoane, anunció ayer que la empresa que se hizo, en su momento, con la concesión de la obra de ampliación de la carretera N-VI, en el tramo que enlaza en la parroquia de Nós los núcleos de O Seixal y Mesón da Auga, ha quebrado.

El gobierno local reclama al Ministerio de Fomento que concluya los trabajos

La bancarrota ha supuesto también la paralización total de los trabajos y, según el mandatario local, ahora deberá abrirse otro proceso concursal para adjudicar el resto del proyecto que incluye el desdoblamiento de la carretera nacional.

Seoane manifestó, durante su habitual intervención de los lunes en la emisora local de la Cadena Cope, que aunque los proyectos de soterramiento del vial y la creación de un paso a nivel en O Carballo están paralizados, los trabajos de ampliación de la calzada que se estaban llevando a cabo entre Mesón da Auga y O Seixal deben de ser concluidos de inmediato.

El mandatario local también destacó la situación de inseguridad y el riesgo al que están expuestos los vecinos de la zona debido a la obra y demandó una mejora de la seguridad viaria.

Según fuentes municipales, la N-VI en su tramo oleirense es una de las vías más transitadas de Galicia y uno de los principales accesos a la comarca.

“Las retenciones son habituales debido al tráfico que generan los polígonos industriales situados en las inmediaciones de la vía”, apunta Seoane, al tiempo que exige una respuesta adecuada por parte del Ministerio de Fomento.

 

retrasos

Las obras de ampliación de la carretera N-VI se iniciaron en mayo de 2010 con el derribo de varias viviendas que se localizaban en los márgenes de la calzada cerca de la fábrica de piensos Biona.

La reforma ya había comenzado con un retraso de más de medio año y el regidor explicaba, en su momento, que se debía a una problemática con la expropiación de algunas de las casas afectadas por el proyecto de ampliación.

Según se desprende del proyecto, a ambos lados de la carretera se habilitarán carriles de servicio, que igualmente estarán separados de la vía por otra mediana, incrementando de este modo la seguridad, reduciendo la posibilidad de colisiones y agilizando el tráfico local.

La quiebra de la empresa encargada de ampliar la N-VI en Nós paraliza la obra