La Domus celebra sus 25 años en silencio pero lista para volver a nacer

El edificio creado por Arata Isozaki ya es un referente en la ciudad | quintana
|

Ni entraba en los planes, ni es lo deseado, pero la ciencia, con sus luces y sus sombras es noticia justo a la vez que la Domus celebra sus primeros 25 años. “Nunca nos hubiéramos imaginado celebrar el aniversario de esta forma. Estamos tristes por tener que celebrar de forma tan silenciosa, pero lo intentamos compensar de otra forma, en redes sociales, subiendo fotos, con las actividades que estamos haciendo...”, explica la directora técnica del espacio, Patricia Barciela.

Porque, además, como señala, cuando la vida vuelva a la normalidad, todos los proyectos que estaban preparados para celebrar la conmemoración de aquel 7 de abril de 1995, se van a concentrar, seguramente en la segunda mitad del año. “La idea es tener jornadas de puertas abiertas, que nos parece una buena forma de celebrar, que todo el mundo pueda venir y visitar el museo”.

Además, la Domus tiene varios proyectos ya en marcha que solo necesitan que la pandemia deje paso de nuevo a la vida para poder finalizar. Uno de ellos el el módulo “Próbate”, realizado junto a 21 jóvenes a partir de un “divulgatón” que se celebró el año pasado sobre identidad de género. “Fue el primer divulgatón que se hizo en España, y no hay muchos en el mundo”, asegura Patricia Barciela, mostrando el carácter pionero del que desde el día uno hizo gala la Domus. Estos jóvenes propusieron al museo cómo abordar la identidad de género y de sus propuestas salió un módulo interactivo que ya está construi y para el que solo faltan los últimos detalles para poder presentarlos a la vuelta de la normalidad.

Otro módulo tiene como protagonista al parto de la Domus, un evento que marcó a generaciones de coruñeses y gallegos. Van a “reciclar” este proyecto con la llegada de nuevos partos, de forma que se convertirá en algo muy “representantivo”, como cuenta Barciela: “Volver a nacer”.

 

Taller de PCR

También colabora la Universidad de A Coruña con un par de proyectos que pronto verán la luz, uno sobre las alergias provocadas por la avispa velutina y un otros sobre inteligencia artificial. velutina, sobre todo alergias, inteligencia artificial.

También se desarrollará, “ahora con más ganas”, un taller para hacer PCR, una prueba de la que en la actualidad oímos hablar cada día. Los visitantes podrán comprobar de primera mano en la Domus cómo funciona esta máquina que hace réplicas de los genes para amplificarlos para poder leer los códigos. “Será muy interesante poder entender esa técnica de la que todos tanto hablamos y ponerla en práctica”, cuenta Patricia Barciela.

Y es que la pandemia del coronavirus también se convertirá en un instrumento importante: “Tenemos que ver y aprender qué nos deja a nivel de educación y ciencia”.  Incluso puede que el Covid-19 esté desarrollando nuevas vocaciones científicas. “Nos gusta entender en qué consiste cada cosa y esto es muy auténtico en el sentido de que es nuestra propia vida, y la ciencia cobra importancia más que nunca”, comenta la directora técnica.

Porque la Domus está de cumpleaños en uno de los momentos científicos y sanitarios más importantes de los últimos siglos. Mucho ha cambiado la historia desde que hace 25 años las primeras generaciones de niños vieron el parto de la Domus. Ahora la interactividad cobra aún más importancia. Y lo seguirá haciendo en el edificio de Arata Isozaki cuando vuelva a abrir sus puertas y renazca tras la pandemia.

La Domus celebra sus 25 años en silencio pero lista para volver a nacer