El Eixo prevé que la alta velocidad conecte la ciudad con Lisboa en 2017

Vázquez Mao insta a trabajar de forma conjunta con otras ciudades
|

“En 2017 la alta velocidad ferroviaria permitirá viajar de A Coruña a Faro, en el Algarve, en seis horas y pico y se llegará a Lisboa en menos de cinco horas”. El secretario general del Eixo Atlántico, Xoán Vázquez Mao, tiene claro el futuro y, aunque la afirmación pudiera parecer una mera anécdota sobre la red de transportes, recalca que esa conexión permitirá aumentar la competitividad de la ciudad. Si los avances en las infraestructuras prosiguen la hoja de ruta que manejan, la urbe podría mejorar su rendimiento económico tanto a nivel de eurorregión como hacia el exterior.  
El Eixo Atlántico augura que, tras la aprobación del presupuesto por parte del gobierno portugués para nuevas vías en parte del país, está confirmada la solvencia de las comunicaciones por tren con A Coruña. Así lo cree también porque su secretario xeral, Xoán Vázquez Mao, confía en que el AVE llegue aquí en 2014.
Lejos de conllevar únicamente una comunicación de viajeros más operativa, el transfondo va más allá. El representante asegura que la unión rápida con Portugal supondrá un impulso “económico” para la ciudad, tanto a nivel turístico como empresarial. Eso sí, hace extensivos esos avances al resto de ciudades que integran el Eixo.
Y es que para la institución lo importante es trabajar conjuntamente por un objetivo común. “Supondrá un cambio total porque va a ser el metro de la ciudad Atlántica, que está formada por 34 barrios, ya que tenemos que pensar a escala para competir con ciudades como Londres”, destaca Vázquez Mao.

alvedro y langosteira
Sea a nivel particular o conjuntamente, el organismo apunta directamente al aeropuerto y al puerto como principales beneficiarios de la conexión que se completará en 2017. En su opinión, la conexión de alta velocidad “dará una tremenda relevancia” a aeródromos como el de Alvedro, por lo que invita a “resolver” de manera inmediata “el tema de la intermodalidad” entre la estación de ferrocarril y el aeropuerto.
En la misma línea se manifiesta hacia los responsables políticos de Santiago y Vigo, porque entiende que las tres infraestructuras pueden ser complementarias y aprovechar en un futuro el gran tráfico del Sá Carneiro. “El turismo será importantísimo y se va a acabar con ese enfrentamiento porque todos pasarán a ser necesarios para los demás; esperamos que dejen de ser enemigos para convertirse en aliados porque alguien que llegue a Portugal puede viajar luego por toda Galicia en tren y marcharse por Alvedro”, subraya.
También el puerto exterior de punta Langosteira verá “reforzada su competitividad”, porque las vías serán compatibles con el transporte de mercancías. De esta manera, el traslado de materiales será mucho más rápido y menos costoso de lo que será hasta el propio 2017. Eso sí, aquí la cooperación será todavía más necesaria ante la futura inauguración del nuevo canal de Panamá. “Solo conjuntamente podremos competir con otras bases para captar negocio”, insiste Vázquez Mao.
Con la esperanza puesta en lo que vendrá por esa vía, el Eixo Atlántico no piensa parar hasta que tener todos los deberes hechos. El próximo en la agenda es  conseguir que el gobierno portugués priorice la línea de tren Aveiro-Salamanca sobre la de Sines-Badajoz porque la primera será la que dé salida a las mercancías de los puertos gallegos.

El Eixo prevé que la alta velocidad conecte la ciudad con Lisboa en 2017