El padrón de la comarca de Betanzos aumenta por primera vez desde 2011

Imagen de archivo de Betanzos, que consiguió rebasar los 13.000 habitantes | AEC
|

La comarca de Betanzos consigue sumar vecinos por primera vez desde 2011. Además, el aumento es superior al centenar (+226). Sin embargo, más de la mitad de los once municipios que la integran restaron habitantes entre 2019 y 2020. Así, solo la propia cabecera comarcal, que anota menos de cien nuevos residentes pero supera los 13.000, que no alcanzaba desde la caída de 2016, Coirós, Curtis, Irixoa y Miño, aumentan sus números respecto a la anterior informe del IGE (Instituto Galego de Estadística).

Destacan Miño (+77) y Curtis (+70). Uno de los municipios costeros y otro de los del interior, a los que se unen Coirós (+29) e Irixoa (+6). El saldo es negativo en los cinco restantes, incluido Oza-Cesuras, con menos vecinos que los de la suma de ambos ayuntamientos antes de su unión en 2013. Entonces, eran 5.335 (3.204 y 2.131) y, de acuerdo con los datos del IGE, ahora son 5.096.

En el caso de Miño el incremento es notable y responde a una serie de factores determinantes como su situación estratégica y sus comunicaciones, entre las áreas metropolitanas de A Coruña y Ferrol, y la oferta de vivienda, incluida la de urbanizaciones como Costa Miño Golf.

Tampoco esconde su optimismo el Ayuntamiento de Curtis, que destaca que en un contexto en el que la tendencia es la despoblación del rural, no solo consiguen aumentar su padrón, sino que el número de nacimientos también crece, pues contabilizaron 23 nacidos en 2020. En cuanto a la edad media de la población de este municipio es de 48,27.

Por otra parte, también destaca que en el 2020 más de doscientas personas establecieron su residencia en Curtis. De éstas, casi un centenar (96) escogió Nosa Señora de Lourdes, 87 Santa Eulalia, 17 Santa María de Fisteus y 16 Santa María de Foxado. “Si consideramos solamente el casco urbano, en Curtis se realizaron un total de 89 altas por cambio de residencia y en Teixeiro 52”, indican desde el Gobierno de Javier Caínzos, quien incidió en que “a pesar de que o pasado ano foi moi complicado, estes datos son o reflexo do forte crecemento industrial da localidade, o apoio aos traballadores do rural e a crecente aposta polas políticas sociais e as axudas de conciliación e que están detrás deste aumento poblacional”.

Además, el curtiense es el único de sus “vecinos” que aumenta población pues, según los datos del Instituto Galego de Estadística (IGE), Mesía perdía 33 habitantes en 2020 en relación al 2019, Sobrado dos Monxes 28, Aranga 15, Oza-Cesuras 5, Vilasantar 2.

A pesar del aumento del padrón en cuatro de sus once ayuntamientos, lo que supone un incremento en el cómputo de la comarca, el área brigantina perdió más de 1.300 vecinos en el último decenio, pues en 2011 superaba los 39.600 habitantes, en 2020 salvan, por poco, los 38.300.

Pero el descenso es aún más acusado al revisar el último siglo desde 1920. En 2012, cuando saltó la unión de Oza dos Ríos y Cesuras, se apuntó a varios intentos de asociación entre Betanzos, Coirós y Paderne y se reveló que si decidiesen unirse como Oza y Cesuras, apenas sumarían 18.000 habitantes, dos mil menos que si lo hubiesen hecho en 1925 cuando, por primera vez, se plantea una fusión de los tres.

El padrón de la comarca de Betanzos aumenta por primera vez desde 2011