La iglesia de Oza se queda sin valla por los efectos del último temporal que azotó la ciudad

|

El entorno de la iglesia ubicada junto a la playa de Oza presenta un estado de deterioro desde que el último temporal que pasó por la ciudad azotó con virulencia la zona. El desperfecto más visible es el provocado en la valla que rodea el recinto para proteger a los fieles de caer por un desnivel  de la pequeña capilla y que cuelga varios metros hasta parar en el suelo a la altura del paseo.
El cercado se dobló en varias zonas por el viento hasta tal punto que parte de los ensamblajes al muro cedieron y la estructura metálica cayó a un pequeño jardín ubicado en el inicio del acceso peatonal a la playa. 
Aunque el elemento no se ha separado del todo de la estructura, supone un auténtico peligro para los vecinos porque una parte muy dañada de la valla soporta el peso de otro tramo que cuelga varios metros de la misma. Además, aún sin dividirse del conjunto, reposan en el suelo varios metros de cerca metálica a mayores. 
Desde el Consistorio  no aclararon quién debe hacerse cargo de la reparación, es decir, si el arreglo corresponde a la Iglesia o si, por el contrario, debe ser el Ayuntamiento el que envíe a una cuadrilla a resolver el problema. Mientras aguardan, los vecinos destacan que, al menos, se ha vallado la zona para evitar accidentes innecesarios.

destrozos del tiempo
Los desperfectos aparecidos en la zona trajeron a la mente de muchos lo sucedido en febrero del año pasado en el cementerio de San Amaro.
Un temporal acabó derribando un árbol que, a su vez, dañó parte del muro exterior al caer. Ese desperfecto permaneció durante más de medio año sin una solución. n

La iglesia de Oza se queda sin valla por los efectos del último temporal que azotó la ciudad