La Policía Local denuncia a una iglesia anglicana por los ruidos de cánticos

El Ideal Gallego-2015-02-10-008-6feb480d
|

La mañana del pasado domingo resultó ser más animada de lo normal, incluso más de lo que sería deseable para muchos residentes que vieron su tranquilidad arruinada por los ruidos vecinos. La Policía Local tuvo que realizar hasta cinco intervenciones, la más llamativa de los cuales tuvo lugar en la calle del Alcalde Lens, donde los agentes municipales interrumpieron el oficio de un templo de la comunidad anglicana de la Iglesia Reformada alegando que los vecinos habían protestado por los cánticos que salían del templo.
Sin embargo, el reverendo no se amilanó y aseguró a los policías locales que no estaban haciendo tanto ruido y que el oficio no podía detenerse. A partir de ahí comenzó un tira y afloja en la que los agentes afearon al sacerdote el hecho de que se hubiera acumulado “un lote de denuncias” por los cantos y música (se acompañaban de una  teclado) y además destacaron que no tenía licencia.
Por su parte, el reverendo,  aunque reconoció que el local no estaba adecuadamente insonorizado y que quizá había más feligreses de lo normal, contraatacó asegurando que mantenían el volumen bajo y recordando a los policías que, según un decreto ley, no estaba obligado a tener licencia, y que de detenerle, estarían incurriendo en un delito contra la libertad religiosa.
Como no podía ser de otra manera, al final ganó el bando que contaba con el apoyo divino, y el oficio acabó celebrándose, aunque el reverendo fue identificado y denunciado por infringir la ordenanza de protección contra la contaminación acústica. No es la primera vez que esta comunidad tiene un encontronazo con el Ayuntamiento, porque se les obligó a abandonar la capilla de San Amaro donde celebran la liturgia.  

locales no acondicionados
Tampoco es la primera vez que las autoridades municipales sancionan a comunidad religiosas por el exceso de ruido durante sus celebraciones. La mayoría de los templos de este estilo se encuentran dentro de locales no acondicionados, que antes acogían un negocio, y como su forma de liturgia incluye muchas canciones y acompañamiento musical, a veces pueden causar molestias.
De hecho, hace poco más de un año, la Policía Local cerró una iglesia evangelista en la Sagrada Familia tras muchas quejas. Tenía licencia de peluquería.

La Policía Local denuncia a una iglesia anglicana por los ruidos de cánticos