Cumpleaños en solitario de Claudio Beauvue

Beauvue durante un entrenamiento del equipo coruñés en los campos de Abegondo | aec
|

El delantero del Deportivo Claudio Beauvue pasa el confinamiento alejado de su familia, solo en el piso que ha alquilado en A Coruña, donde ahora mismo su cabeza no está puesta “en el fútbol”, sino en la salud de los suyos, y también en cómo arreglar el suelo de su actual hogar cuando acabe el confinamiento después de tantos entrenamientos.

Ayer jueves, además, cumplió 32 años y fue un aniversario “distinto”, que celebró en casa después de entrenarse a fondo y comer.
“Haré un directo con los amigos en Instagram y le he pedido a un dj de mi país que esté conmigo para que disfruten todos en mi isla, en España y pasar un cumple feliz”, reveló en una rueda de prensa telemática.

A finales febrero, Beauvue se desplazó a Madrid para asistir al nacimiento de su segundo hijo, al que apenas ha podido ver.

“No estoy con mi familia, con mis hijos y mi mujer, mi madre está en Guadalupe, están pasando muchas cosas y no pienso en el fútbol”, explicó.

En su comparecencia, Beauvue dejó claro que es un jugador “con una mente muy fuerte en todos los casos”, que nunca se rinde.

Cinta y correr a tope
“Los momentos que son más difíciles me pongo en la cinta y corro. Ya está. Intento hacer lo máximo posible de ejercicio para que la mente esté ocupada”, declaró.

Desde su piso, en primera línea de costa, al lado del paseo marítimo de A Coruña, grabó a la gente paseando cuando ya había llegado el coronavirus a España, horas antes de que se declarara el estado de alarma, para concienciar de la necesidad de quedarse en casa.

“Me molestaba mucho ver a la gente paseando como si no pasara nada y leías en las noticias que el virus estaba llegando a España, por eso mostré mi frustración por ver a la gente así”, justificó el futbolista.

Pendiente de si se reanuda o no el campeonato, Beauvue advirtió de la necesidad de que se “tomen decisiones primero pensando en la salud de la gente”.

De la rutina diaria, dijo que la lleva “bien”, aunque reveló un problema con tantos entrenamientos: “No sé cómo voy a hacer para limpiar el suelo del piso. Si el dueño entra, me va a matar”, bromeó. 

Beauvue es un futbolista que es querido por sus compañeros, por eso ayer fue el centro de ateción de todo ellos ya había el motivo tan especial de celebrar su aniversario de nacimiento.

También es el clásico compañero que suele estar muy pendiente de los demás componentes del equipo, tanto es así que muchos de ellos destacan su lado más humano y que siempre une a todos. Mira mucho por el bienestar del colectivo y eso le hace ganar muchos enteros, tanto por parte del vestuario como del entrenador.

Cumpleaños en solitario de Claudio Beauvue