El derbi no fue la curación

Los coruñeses anotaron 26 puntos en el último cuarto y estuvieron a punto de sorprender al cuadro lucense quintana

El Leyma Natura no deja la senda de la derrota. Parece increíble que un equipo que empezó con cinco victorias consecutivas, ahora haya encajado ya cuatro derrotas en sus siguientes compromisos, el último el de ayer en el Palacio de los Deportes frente al Breogán. El derbi gallego ante uno de los equipos más fuertes de la segunda categoría nacional era la oportunidad idónea para dejar atrás la mala racha. No pudo ser, a pesar de que el cuadro coruñés estuvo muy cerca.

Los lucenses fueron un poco mejor que los hombres de Antonio Herrera en el inicio del partido. Eso sí, como era de esperar, no iba a haber grandes diferencias en el marcador. Así, el primer cuarto acabó 12-15.

Un pobre marcador que demostraba que las defensas habían sido mejores que los ataques, y que el que fuera mejor atrás ganaría el partido.

En el segundo cuarto, el Leyma mejoró, pero los breoganistas no cedían el mando. Un nuevo parcial ganado y la diferencia llegaba a los cuatro puntos en el descanso (28-32).

No cambiaron demasiado las cosas en el tercer cuarto. Las defensas seguían ganando la partida a los ataques, y los puntos seguían cayendo a cuenta gostas. Algo que motivaba a los coruñeses que, animados por su público (también el equipo lucense tuvo una importante representación en la grada), veían la posibilidad de doblegar a los lucenses.

Con 43-48, concluyó esta tercera manga del partido. La cuarta fue realmente interesante, y en ella el partido pudo decantarse a cualquiera de los dos lados.

 

alternativas

Un último cuarto marcado por las alternativas y por los importantes cambios que sufrió un marcador que hasta ese momento estaba un poco dormido.

Comenzó el Breogán con fuerza, queriendo sentenciar el partido e incluso llegando a diferencias de diez puntos (45-55).

Los coruñeses no estaban dispuestos a ceder una vez más. La reacción de los hombres de Antonio Herrera no tardó en llegar, hasta el punto de incluso llegar a ponerse por delante (64-63, a falta de tres minutos).

Parecía que el encuentro iba a ser de los naranjas. En el último minuto, una canasta de Suka-Umu volvía a adelantar a los coruñeses (68-67). La siguiente posesión no la aprovechó el Breogán, que por si fuera poco cometió falta antideportiva, a dieciocho segundos para el final.

Zengotita solo anotó uno de los dos tiros libres (69-67), pero la posesión era de los locales.

Sin embargo, el propio Asier perdió el balón y los lucenses anotaron para poner el empate a 69 a falta de diez segundos.

Nuevamente el equipo de Antonio Herrera tenía el balón en su poder, pero no pudo aprovechar de nuevo esa oportunidad, y lo acabaría lamentando.

Tiempo muerto del Breogán, balón en movimiento e incomprensible falta personal de Almazán en el perímetro a tres segundos del final. Dos tiros libres que aprovechan los lucenses (69-71) posesión final para los coruñeses. Pero el tiro de Suka-Umu sobre la bocina no quiso entrar.

 

El derbi no fue la curación

Te puede interesar