El islamista Mohamed Mursi, primer presidente civil de Egipto en 60 años

and05 el cairo (egipto), 24/06/2012.- miembros de la campaña presidencial de los hermanos musulmanes celebran la victoria de mohamed mursi en las elecciones presidenciales en egipto, según ha proclamado hoy la comisión electoral supre
|

El islamista Mohamed Mursi, de 60 años, será el primer presidente civil de Egipto en seis décadas, después de que la comisión electoral acabase ayer con una semana de rumores y especulaciones al proclamarlo vencedor de las presidenciales.

En el fruto más visible hasta el momento de la “primavera árabe” que sacudió el país del Nilo hace 17 meses, Mursi se alzó vencedor con un 51,73% de los votos tras derrotar al general y último primer ministro de Hosni Mubarak, Ahmed Shafiq.

La euforia se desató de inmediato en la cairota plaza Tahrir, copada por decenas de miles de seguidores de Mursi, que celebraron el anuncio como si se tratara de una reedición de la Revolución del 25 de Enero que acabó con Mubarak.

El ganador abandona los Hermanos Musulmanes tras
su proclamación

Muchos egipcios respiraron aliviados, más que eufóricos, ante la derrota de Shafiq, percibido por buena parte de la población como un garante de la continuación del antiguo régimen.

Shafiq, pese a todo, contó con el respaldo de casi la mitad de los electores, lo que evidencia la ingente tarea que le espera a Mursi para tratar de cerrar heridas y de espantar el fantasma de un estado islamizado.

 

participación

Nada más pronunciar el número de votos conseguido por Shafiq, 12.347.380, la sala de prensa donde comparecía estalló en gritos, al constatar que el exmilitar no había llegado a los 13 millones que se consideraban necesarios para vencer.

A duras penas, y tras un sinuoso discurso de más de media hora de duración, Sultán consiguió terminar su intervención, en la que defendió la neutralidad de su comisión y acusó a todos aquellos que la habían criticado al entender que habían “cocinado” los resultados.

Después de 84 años de existencia, la Hermandad, perseguida e ilegalizada durante gran parte de su historia, alcanza así la jefatura de Estado del país.

Poco después de oficializarse su victoria, Mursi honró su compromiso y abandonó su pertenencia a la Hermandad y a su Partido Libertad y Justicia (PLJ), que él mismo preside.

Pese a ello, el poco carismático Mursi es muy consciente de que su presidencia nace vacía de un buen número de prerrogativas ejecutivas, arrancadas por la Junta Militar en una maniobra nada más cerrarse los colegios electorales el 17 de junio. n

 

El islamista Mohamed Mursi, primer presidente civil de Egipto en 60 años