Treinta y cinco personas sin hogar se cobijan en el pabellón de Riazor

Los usuarios de las instalaciones comenzaron a entrar en el pabellón a las 15.30 horas | pedro puig
|

Treinta y cinco personas sin hogar se alojan desde ayer, a las 15.00 horas, en el pabellón de deportes de Riazor como medida para evitar la propagación de la epidemia de coronavirus.

La iniciativa, impulsada por la Concejalía de Bienestar Social y con la colaboración de la Concejalía de Deportes, se inició con un protocolo de higiene y seguridad supervisado por técnicos municipales, personal del Sergas, Protección Civil, Cruz Roja y Policía Local.

Una vez abiertas las puertas del recinto deportivo, que fue desinfectado la pasada semana por una brigada de la UME (Unidad Militar de Emergencias), los recién llegados fueron sometidos a un triaje individual por personal del Sergas para comprobar su estado y tomar las medidas necesarias.

Ropa limpia

Después se les acompañó a otra zona del pabellón donde se les proporcionó ropa limpia y un juego de aseo para que posteriormente se pudiesen asear.

La ropa sucia y las toallas fue entregada a los trabajadores en una bolsa precintada y estos se encargaron de lavarlo todo.

Una vez completado el protocolo, las personas sin hogar pudieron acceder a las zonas comunes que cumplen la normativa de higiene y las distancias de seguridad exigidas por el Gobierno en este estado de alarma.

Cruz Roja

Según fuentes municipales, las personas alojadas y las que puedan incorporarse posteriormente, ya que existe capacidad para más de setenta, podrán asearse y comer todos los días y también pasarán diariamente los controles médicos establecidos por el Sergas, que se realizarán con la colaboración de Cruz Roja.

Las mismas fuentes añaden que en caso de que haya sospecha de contagio, existen zonas aisladas individualizadas para derivarlas en el propio pabellón. Y, de confirmarse un infectado por Covid-19, éste sería trasladado a otro espacio.

Por el momento, se dará refugio a estas 35 personas pero existe la posibilidad de aumentar el número de literas y los espacios de acogida, si las circunstancias lo hiciesen preciso.

Treinta y cinco personas sin hogar se cobijan en el pabellón de Riazor