Los trabajadores de Nostián denuncian que la basura se deriva a otros vertederos sin ser tratada

|

El Ideal Gallego-2011-07-12-002-1a2fe14d

  nagore menayo > a coruña

  La primera jornada de huelga de los trabajadores de Albada transcurrió sin grandes incidentes, más allá de las protestas de algunos empleados, que se veían forzados a parar a la entrada de la planta de Nostián por culpa de los piquetes informativos.
El portavoz del comité de empresa, José Manuel Vilariño, se mostró muy satisfecho con el arranque de la huelga e informó de que “el 100% de la plantilla está secundado el paro en turnos rotativos”. La inactividad laboral continuará de forma indefinida hasta que la empresa ceda y negocie el convenio colectivo, y se readmita al compañero despedido, Fernando Balay.
En este sentido, Vilariño afirmó que “ni el Ayuntamiento ni la empresa se han puesto en contacto con nosotros, así que no ha habido ningún avance”. El portavoz desmentía así las voces que a media mañana afirmaban que trabajadores y empresa habían acercado posturas y que sólo quedaba por tratar el tema de la readmisión de Balay.
Sin embargo, Vilariño acusaba directamente tanto al Ayuntamiento como a Albada de estar “compinchados” en la gestión de este primer día de paro laboral. “Estamos viendo cosas muy extrañas. Los camiones llegan y descargan en grandes bañeras, que luego se trasladan sin tratar a Sobrado y a otros vertederos. Está claro que el Ayuntamiento es cómplice de esto, porque aquí se paga por llevar a cabo un reciclaje y no por trasladar la basura. Si fuera así, los coruñeses nos podríamos ahorrar mucho dinero”, critica el portavoz. Por todo ello, Vilariño afirma que la empresa podría estar incumpliendo el contrato de concesión de tratamiento de residuos que firmó con el gobierno municipal. “Entendemos que el Ayuntamiento tiene que estar detrás porque si no la concesionaria no podría hacerlo”, sentencia Vilariño.
El portavoz también criticó los servicios mínimos establecidos para esta huelga. “De 120 trabajadores, tenemos a 30 de vacaciones y a 10 o 15 de baja y sobre éstos se decretaron los servicios mínimos, que nosotros consideramos servicios máximos”. Vilariño avanzó que “serán recurridos”.
Por su parte, los trabajos de recogida de basuras en la ciudad, labor que lleva a cabo la concesionaria Cespa, se realizan con normalidad y los contenedores urbanos se vaciaron como otros días, si bien los camiones se vieron “afectados” por los piquetes informativos en Nostián.

Acampado 10 días > Los huelguistas se sumaron ayer a la acampada que el trabajador despedido “injustamente” según el comité de empresa, mantiene a las puertas de Nostián desde el pasado viernes día 1 de julio. Fernando Balay asegura que continúa con su acampada gracias al apoyo de sus compañeros y que, de no ser así, “estaría en mi casa llorando”. El extrabajador ve “muy injusto” su despido ya que considera que “hay algunos que las hacen peores y siguen dentro”, por lo que en su opinión, su cese responde al “caciquismo” de su superior.
Balay lamenta que ningún responsable de la empresa ni del gobierno municipal se haya puesto en contacto con él y critica el “aislamiento” del actual alcalde. “Antes Negreira hablaba con la gente y se reunía con las asociaciones y con los trabajadores. Ahora que está en el poder no habla con los ciudadanos”, asevera. Balay asegura que seguirá con su hazaña a las puertas de Nostián “hasta que me readmitan o hasta que me vaya para el cementerio”.
La readmisión de Fernando Balay es sólo uno de los puntos dentro de las reivindicaciones de los trabajadores de Albada.  La convocatoria de esta huelga responde, según el propio comité de empresa, a la negativa de la concesionaria a cumplir el preacuerdo de convenio colectivo alcanzado el pasado 24 de abril, un documento que está pendiente desde diciembre de 2010. Además, los trabajadores creen que la empresa utiliza a Balay como “rehén” para que el resto cese en su lucha por modificar el acuerdo colectivo.


 

Los trabajadores de Nostián denuncian que la basura se deriva a otros vertederos sin ser tratada