La Escuela Municipal de Música podría trasladarse a un edificio independiente

El Ideal Gallego-2019-09-09-019-118be7b6
|

El Gobierno local está estudiando la posibilidad de trasladar la Escuela Municipal de Música del colegio Curros Enríquez a un edificio independiente.

La intención del Ayuntamiento es que esta escuela se adapte a las necesidades actuales dentro de este ámbito y responder al “número de matrículas muy importante” que hay en estos momentos.

La Concejalía de Cultura es la encargada de trabajar en este asunto y por ahora no se conoce la posible ubicación de la escuela musical, aunque una opción es que se mueva para otras dependencias municipales en Monte Alto, de manera que el cambio no sea muy lejano.

El objetivo del Consistorio es que salga de las instalaciones del Curros Enríquez, en el campo de Marte, de manera que ambas instituciones puedan mejorar sus prestaciones.

“Creemos que el colegio tampoco puede crecer porque está la escuela, lo mejor es separarlos”, reconoce Jesús Celemín, concejal de Cultura.

La posibilidad de trasladar la Escuela Municipal de Música a otra ubicación es una idea bien recibida por parte del centro educativo. Su director, Antonio Leonardo, está al tanto de esta idea de la Concejalía de Cultura y considera que sería una decisión “positiva” que evitaría algunos problemas que surgen a raíz de tener que compartir los espacios.

“Se producen algunos conflictos que no debería haber, como que entre gente al centro que no debería hacerlo”, reconoce el director del centro escolar, quien también muestra su preocupación por este hecho ya que a ello se añade el hecho de que esta situación se produce con el agravante de la presencia de menores.

Este es uno de los problemas que afectan a la división de espacios entre el colegio y la escuela de música, pero no es el único. El uso inadecuado de las instalaciones en lugares como la zona de juegos infantiles o la presencia de elementos en lugares no habilitados para ello es otro de los inconvenientes que presenta para los rectores del centro educativo la presencia de personas ajenas que acuden a la Escuela Municipal de Música.

Beneficios
La marcha de la escuela también tendría otro beneficio para el colegio ya que tienen “problemas de espacio que se verían aliviados”.

Las aulas que ocupa la escuela de música son adyacentes al comedor del centro educativo, que se encuentra “justo” de capacidad. 

Si estos espacios se liberasen, la ampliación del comedor se podría realizar por medio del derribo del tabique que separa estas dos zonas así como la adecuación de las aulas dedicadas a la música. 

De lo contrario, el colegio se vería forzado a realizar la ampliación del comedor hacia uno de los patios, lo que provocaría también la necesidad de cubrir otra de las zonas de juego que tienen actualmente.

La Escuela Municipal de Música podría trasladarse a un edificio independiente