En Marea y Anova ponen en juego su unidad al decidir sobre Cataluña

Antón Sánchez y Luís Villares, líderes de Anova y En Marea | aec
|

Los apoyos de las formaciones políticas ante las elecciones catalanas tienen este fin de semana una cita en los órganos de decisión de la confluencia, con la reunión de la Coordinadora Nacional de Anova mañana y del Consello das Mareas, el domingo. En ambos casos, según fuentes de ambas formaciones consultadas por Europa Press, la postura ante el 21-D estará encima de la mesa.
Anova, formación nacionalista liderada por Antón Sánchez y con Xosé Manuel Beiras como veterano referente, ha apostado desde que se fundó en 2012 por la confluencia de formaciones políticas en Galicia y, de hecho, siempre ha concurrido con fórmulas de este tipo a las citas electorales.
Sin embargo, el panorama político catalán está más dividido en la izquierda y el nacionalismo, lo que implica que Anova mantiene simpatías con formaciones como la CUP y buena sintonía con En Comú, como evidencia que Ada Colau participó en distintos actos de la formación gallega cuando aún no era alcaldesa de Barcelona ni siquiera había concurrido a elecciones en Cataluña. Este contexto complica que la postura de Anova ante los comicios del 21 de diciembre no termine repercutiendo en la situación de En Marea, partido que nació como instrumental pero que, actualmente y liderado por el magistrado en excedencia Luís Villares, es una formación política de adscripción individual.

Sensibilidades
Por su parte, En Marea reúne este domingo a su Consello das Mareas, un órgano en el que están representadas todas las sensibilidades que conforman el partido. La coordinadora del partido rupturista, según fuentes consultadas, no tiene una postura prefijada, pero sí ha incluido como punto del orden del día fijar una posición política en relación a la campaña electoral del 21-D.
No está claro si finalmente decidirá el apoyo explícito a una formación política –la alianza de los comunes con Podemos sería la análoga a la unidad popular, aunque en el caso catalán no está incluida la pata nacionalista como sí en Galicia– o si facilitará cierto margen de libertad a sus integrantes y evitar, así, visualizar diferencias internas.
En Marea –en la que está Podemos, IU, Anova y otros independientes– mostró su apoyo al referendo del 1-O, pero la postura de Unidos Podemos en el Estado ya ha provocado fracturas.

En Marea y Anova ponen en juego su unidad al decidir sobre Cataluña