El desaparecido Atlántic Hotel y el nuevo hotel Atlántico

El Ideal Gallego-2015-02-01-014-40ca9312
|

El Atlántic Hotel inicia su andadura, mediante una instancia al Ayuntamiento el 30 de noviembre de 1918, por la cual José Casal Juncosa, daba cuenta que en la Carrera Sur, del Paseo de Méndez Núñez, había varios kioscos cuya licencia se había otorgado por 10 años, una de aquellas edificaciones eran los pabellones del Cinema Salón Coruña, propiedad del exponente, que ocupaban el terreno en que estaban instalados los kioscos 1, 2 y 3, el plazo de la concesión finalizaba el 31 de diciembre de aquel mismo año, proponiendo reformar la construcción, llevándose a cabo obras para lo cual se comprometía a presentar el oportuno proyecto al municipio, según idea del arquitecto Leoncio Bescansa, quien el 22 de enero de 1919, presenta una memoria sobre la edificabilidad del nuevo edificio, a levantar en aquella Carrera, con una superficie sótano de 544,80 metros cuadrados, una planta baja de 588,70, una primera de 689,30, una segunda de 544,80 y la tercera de 191,20. Era el inicio del nuevo edificio del Atlántic Hotel.
De modo que en agosto de 1920, Julio Wonenburger Canosa, comunica al Ayuntamiento que, el señor Juncosa aporta a la sociedad la concesión para construir y explotar por un plazo de 70 años un edificio, cuyos planos fueron aprobados y la escritura pública otorgada el 6 de agosto de 1920, ante el notario Antonio Viñes Gilmet, la sociedad se hacía cargo de todos los derechos y obligaciones, siendo esta la “Parisiana S.A”. Como presidente de la misma Julio Wonenburger.
En aquel momento, Juncosa, regentaba el Cinema Salón Coruña y la sociedad en un principio tiene pensado destinar el nuevo edificio a café, restaurante, bar, peluquería, galería fotográfica, etc. Según la memoria del proyecto de Luciano Relage Villegas, aprobada por el Ayuntamiento en 24 de marzo de 1920. Que es cuando se acuerda formar la sociedad, en que estarán José Casal Juncosa, Eugenio Salgado Caamaño, Julio Wonenburger Canosa y Santiago Casares Quiroga, fundando “Parisiana S.A”. Quedando el primer Consejo de Administración presidido por Julio Wonenburger, Santiago Casares Quiroga, vocal y Eugenio Salgado Caamaño, secretario.
El proyecto formulado por el arquitecto Antonio de Mesa para el kiosco Cinema Coruña, no será aprobado por el Ayuntamiento y lo desecha el 10 de septiembre de 1919. Presentándose uno nuevo el 18 de marzo de 1920 para la reconstrucción total del Cinema Coruña, que pasará a ser el Atlántic Hotel, después de haberse demolido el viejo kiosco, aunque este proyecto también se inicia y se aprueba como tal Cinema Coruña. La construcción será de hormigón hidráulico la solera general del sótano, mampostería ordinaria hidráulica con enlucido en los muros de cimiento y el zócalo, hormigón armado en las columnas y en los pisos, fábrica de ladrillo en tabiques, hierro laminado, forjado y fundido, cristal y madera en las puertas y ventanas, zinc y elementos decorativos de cerámica en las cubiertas de las torres.
Dentro de las condiciones, se barajan 70 años, pero si el concesionario no acepta la reversibilidad del edificio al Municipio, se entenderá otorgada por un plazo de 50. En plena vorágine de proyectos y obras el 27 de septiembre de 1922, la Sociedad Parisiana, comunica al Ayuntamiento su intención de variar el objeto de la ocupación del edificio que se construye y destinarlo a uso de hotel, de modo que el día 14 del mismo mes la Comisión de Paseos advierte a la Alcaldía, que puede darse la licencia para el cambio de uso del mencionado edificio, la superficie de su construcción dentro del solar establecido era de 860,61 metros.
Dispondría de 70 habitaciones muy confortables y 35 baños, en el que se hospedarían las celebridades de la época, además de otras numerosas personas acaudaladas, su comedor era usado con frecuencia para hacer numerosos banquetes de gala, teniendo lugar en su lujoso vestíbulo animados conciertos y bailes, las terrazas altas acogían las tertulias de las damas inmersas en sus sesiones de té y que ofrecían una reconfortante vista a la bahía y su puerto, entre los muchos visitantes ilustres, se hallan el que llegó a ser presidente de la II República don Manuel Azaña, quien se aloja durante varias semanas en agosto y septiembre de 1927, aunque se quejaba del ruido que allí había.
La escritora Pilar Millán Astray y Niceto Alcalá Zamora,  se hospedan en agosto de 1934, en donde se celebra un gran banquete de gala, habían venido a la ciudad coruñesa con motivo de la inauguración del monumento dedicado al patriarca de las letras gallegas don Manuel Curros Enríquez.
Al finalizar el conflicto de la guerra civil española de 1936-1939, Se rebautiza como “Hotel Atlántico”, con motivo de españolizar los nombres extranjeros de todo tipo y por este motivo, como el hotel era propiedad de Santiago Casares Quiroga, queda incautado y pasa a manos del concejo que lo cede en régimen de concesión a su antigua sociedad “Parisiana”, bajo la dirección de Julio Wonemburger como el mayor accionista. Allí permanecerá este modélico hotel hasta que el 15 de julio de 1966, aprobándose las condiciones para la construcción de un nuevo hotel, en el mismo solar que ocupaba el anterior, cuya concesión se otorga por 50 años, y cuyo canon a pagar en ese tiempo sería de 13.500.000 pesetas. El 16 de enero de 1967, el municipio, autoriza la construcción del nuevo hotel, con una superficie ligeramente mayor que la anterior, ahora pasaba a tener 1.111 metros el solar de edificación, según el proyecto levantado por Gaspar Robles Echenique y Enrique Sobrino Colomer. Autorizando el 17 de mayo que puede hipotecar el terreno municipal del fundo, para concretar el préstamo aprobado por el Ministerio de Información y Turismo a través del Banco Hipotecario Español.
En 1982 se le vuelve autorizar para que concierte una nueva hipoteca sobre dicho terreno municipal.

El desaparecido Atlántic Hotel y el nuevo hotel Atlántico